acoso-laboral

¿Sufro acoso laboral?

¿Qué es el acoso laboral?

¿Sientes que en el trabajo no te tratan bien? ¿crees que estás exagerando? ¿te sientes humillado/a? Quizás no quieras tomarte en serio las indirectas o ataques, o pienses que son “cosas tuyas”, pero, ¿sabes qué es el acoso laboral o mobbing?


Consiste en cualquier situación que implique conductas abusivas ya sea mediante actos, palabras, gestos, escritos, etc. que ataquen directamente tu integridad física o psíquica, dignidad o personalidad, e incluso, tu puesto de trabajo o el clima laboral.

¿Cómo sé si yo lo sufro?

Si estás siendo sometido/a a conductas degradantes de forma regular y que nada tengan que ver con los conflictos naturales que pueden darse en grupo, quizás te sientas identificada con las siguientes situaciones.

-Rechazo de la comunicación:


¿Esa persona que agrede, evita hablar del conflicto y así evita también buscar una solución al mismo? ¿sientes que te reprocha de forma sutil sin comunicar abiertamente lo que le ocurre?

-Descalificación:


Puede darse de forma verbal como bromas, burlas o sarcasmos, o de forma no verbal a través de miradas, silencios o suspiros. Es posible que te sientas ignorado por tu agresor o incluso que veas como habla con una tercera persona sobre ti con el propósito de humillarte.

-Desacreditación:


¿Crees que esa persona agresora manipula e intenta crear dudas a los demás sobre ti? Puede hacerlo con mentiras o motes ridículos o tomándose a broma alguna situación tuya personal (enfermedad, motivo de baja, etc).

-Aislamiento:


No te invitan a reuniones del trabajo, no cuentan contigo para comidas de empresa, celos por parte de otros compañeros de trabajo debido a “preferencias o insinuaciones” por parte del agresor. Toda una gama de comportamientos que te hacen sentir cada vez más rechazado en tu trabajo.

-Novatadas:


¿Te obligan a realizar tareas ridículas? ¿eres quien se queda la última siempre? ¿te encargan tareas que son imposibles de cumplir? ¿no te permiten nunca escoger alguna fecha concreta para tus días de descanso?

-Inducir a error:


Si en alguna ocasión debido a una provocación por parte de tu agresora has perdido los papeles, es posible que pretendiera ponerte en evidencia y que así los demás “observen” tu comportamiento con un, ¿habéis visto?

-Acoso sexual:


¿Has sentido que te tocaba de forma sutil? ¿sientes que te incomoda la manera en la que te mira? ¿realiza comentarios con alguna pretensión cuando estáis a solas o incluso, delante de los demás? ¿te trata de forma diferente por ser mujer o por ser hombre?

¿A quién se dirige la agresión?

Entre compañeros/as: celos, competencias, problemas personales, etc.


Por parte de un superior a un subordinado: suele ser el más común y se da cuando hay un abuso de poder o, por ejemplo, porque sea una persona que quiere quedar siempre por encima de los demás y destacar.


De uno o varios subordinado/a (s) al superior: este caso es menos común y puede darse cuando un compañero asciende ocupando un cargo superior, o cuando llega alguien del exterior a la empresa a ocupar un puesto que alguien creía que era para él o ella.


Es posible que hayas intentado pedir ayuda y que tanto tus compañeros como la propia empresa hagan oídos sordos, bien porque no te creen, bien porque no quieren implicarse en el problema. Es probable que tengas miedo a perder tu puesto de trabajo, tu posición, tu nivel económico, tu relación con otros compañeros, entre otras circunstancias.

¿Pero cómo puede esto afectarte?

El impacto a nivel psicológico puede ser brutal al estar sometido a fuertes niveles de estrés llegando incluso a sufrir un trastorno de estrés postraumático, trastornos de ansiedad y/o transtornos depresivos.


Además de poder verse afectada tu autoestima o presentar conductas de evitación (no ir al trabajo o aislarse) y en casos muy graves llegar al suicidio.


La salud física se resiente con problemas de sueño, gastrointestinales, migrañas, etc. A nivel familiar y social, los cambios en el estado de ánimo, silencios, etc, pueden afectar a la dinámica del hogar o con amigos. Finalmente, en el ámbito laboral puede que quieras dejar el puesto o en caso de conseguir un nuevo trabajo, puede que cargues conla situación anterior impidiendo una nueva y correcta integración.

¿Qué hacer?

Si sientes que estás sufriendo acoso laboral y que estás hundido, con ansiedad o deprimido y que ya no tienes fuerzas, pide ayuda experta, es importante tanto si aún permaneces en la situación como si ya has abandonado el puesto de trabajo pero sigues teniendo síntomas. Aunque te alejes del foco de la ansiedad el trauma no se va así como así.
En Quiero Psicología podemos trabajar para conseguir herramientas que te ayuden a gestionar la situación y recuperar el bienestar emocional. Anímate ahora a dejar atrás tu malestar. Contacta aquí.

¿Sufro de estrés laboral?

¿Sabías que el 51% de los empleados denuncia que el estrés laboral es habitual en su puesto?

El estrés laboral se da cuando ha de hacerse frente a demandas ambientales que sobrepasan los recursos (o al menos, esa es su percepción). BURNOUT es un tipo de estrés que se genera específicamente en aquellas profesiones caracterizadas por una relación constante y directa con otras personas.

¿Qué síntomas tendré si sufro de estrés laboral?

Los síntomas aparecen de forma gradual y se manifiestan de varias formas:

El comportamiento cambia.

Poco a poco te sientes insatisfecho o insatisfecha en el trabajo, disminuye el rendimiento, aparecen los retrasos, el absentismo y el aislamiento.

Pueden aparecer conductas evasivas.

Como el consumo de alcohol, de la medicación o de drogas ilegales.

Las alteraciones emocionales son comunes.

Pueden ser consecuencia de una falta de reconocimiento por el esfuerzo: aparecen la insatisfacción, la irritabilidad, cambios en las relaciones con los compañeros de trabajo, e incluso con la familia.

También surgen alteraciones psicofisiológicas.

Como astenia, somnolencia, cefaleas, artralgias y alteraciones digestivas de diverso tipo.

Puede afectar también a la atención y concentración, así como una disminución de la memoria.

Si estás experimentando alguna o varios de estas sensaciones, no las des por buenas, no las aceptes como normales porque no lo son. Contacta con nosotras y comenzaremos a trabajar para que las cambies.