Horóscopo-efecto-psicológico

No soy yo, es mi signo del zodíaco

Capricornio, eres una persona reservada, pero ante personas de confianza, eres el alma de la fiesta. Leo, saca tu potencial, esta semana tendrás la oportunidad profesional que te mereces. Géminis, ten cuidado con las personas que acabas de conocer, puede que más de uno se esté intentando aprovechar.

¿Te encajan estos enunciados?, ¿qué pasaría si cambiásemos estos signos por otros?. ¿Por qué todos nos identificaríamos con  estas descripciones independientemente de nuestro signo del zodiaco?, ¿puedo fiarme de lo que me dice el  horóscopo?

El Efecto Forer

En 1948 el psicólogo Bertram Forer realizó a sus estudiantes una investigación que dio pie a este conocido sesgo de pensamiento.

Los estudiantes completaron un test de personalidad y posteriormente, recibieron los supuestos resultados de su examen. Una vez que leían los resultados y la supuesta descripción de su personalidad, debían calificar de 0 a 5 el grado de acuerdo con la información recibida.

La media de las puntuaciones fue de 4,2 puntos, por lo que el alumnado quedó bastante satisfecho con el perfil obtenido.

La descripción recibida fue la siguiente:

Tienes la necesidad de que otras personas te aprecien y admiren, y sin embargo, eres crítico contigo mismo. Aunque tienes algunas debilidades en tu personalidad, generalmente eres capaz de compensarlas. Tienes una considerable capacidad sin usar que no has aprovechado. Tiendes a ser disciplinado y controlado por el exterior, pero preocupado e inseguro por dentro. A veces tienes serias dudas sobre si has obrado bien o tomado las decisiones correctas. Prefieres una cierta cantidad de cambios y variedad y te sientes defraudado cuando te ves rodeado de restricciones y limitaciones. También estás orgulloso de ser un pensador independiente; y de no aceptar las afirmaciones de los otros sin pruebas suficientes. Pero encuentras poco sabio el ser muy franco en revelarte a los otros. A veces eres extrovertido, afable, y sociable, mientras que otras veces eres introvertido, precavido y reservado. Algunas de tus apreciaciones tienden a ser bastante poco realistas.

¿Se te ocurre alguna persona con este perfil?, ¿a caso no te  identificas tú con este enunciado?

Resulta que independientemente de las respuestas que dieron los estudiantes, todos recibieron la misma descripción de su perfil.

¿Por qué pasa esto?

El efecto Forer consiste en identificarse  con una descripción que en realidad es genérica, inespecífica y se podría ajustar a la mayoría de la población.

Si damos enunciados vagos, coherentes con la mayoría de circunstancias y contenido inespecífico, es muy probable que la gran mayoría de nosotros nos atribuyamos la descripción y estemos de acuerdo con ello.

¿Por qué caemos en esta trampa?

  • Necesidad de control: El ser humano maneja muy mal la incertidumbre, necesita tener información para poder obtener cierta predicción de lo que pueda ocurrir y disminuir así la ansiedad o la preocupación.
  • Sesgo de confirmación: Este tipo de error de pensamiento consiste en dar por hecho y reafirmar mediante un estímulo externo, como podría ser en este caso el horóscopo, una convicción de la que no nos sentimos tan seguros.
  • Evitación de la responsabilidad: Es más fácil culpar a la predicción del horóscopo o a tu signo zodiacal del comportamiento que has tenido, que tener que asumir las consecuencias de tu propio comportamiento.
  • Baja autoestima o falta de autoconocimiento: Si no conocemos nuestras fortalezas ni competencias, y tenemos una identidad poco definida, será habitual verte dentro de estas descripciones genéricas.

Pero es que a veces acierta…

Efectivamente, hablamos de descripciones tan genéricas que prácticamente, lo difícil sería no identificarse con nada de lo descrito. Las palabras utilizadas no han sido elegidas al azar, Forer utilizó expresiones vagas como “generalmente”, “a veces” o “tiendes”. De esta forma no se utilizan términos absolutos ni demasiado específicos con el fin de generalizar.

Profecía autocumplida

Cuando observamos que ha ocurrido algo que el tarot u el horóscopo predijo, es fácil asociarlo a la predicción previa que obtuvimos. Sin embargo, existe un último efecto que explicaría este fenómeno.

Llamamos profecía autocumplida al proceso en el cual se nos da una predicción o etiqueta, generamos una expectativa, y acabamos actuando acorde a ella, aumentando por tanto, la probabilidad de que la predicción se cumpla.

En otras palabras, la consecuencia acaba convirtiéndose en la causa.

Si nos afirman que somos de determinado perfil y nos anticipan que van a ocurrir ciertos eventos en un futuro, generaremos una expectativa y actuaremos acorde a ello. No será que la tarotista ha acertado, sino que ha provocado que generemos una especie de mapa mental, que inconscientemente, iremos siguiendo.

De hecho, en los años 50, se realizó un experimento que a día de hoy sería imposible de de replicar por cuestiones éticas más que evidentes: Una clase de estudiantes, tras realizar un test de aptitudes, fue dividida aleatoriamente en un grupo experimental y grupo control. Independientemente de los resultados, el grupo experimental recibió buen feedback acerca de sus competencias académicas, mientras que el grupo control recibió malas calificaciones y pobres competencias.

¿Qué efecto tuvieron estos supuestos resultados académicos? Que el grupo experimental, que había recibido tantas alabanzas, mejoró su media académica, mientras que en el grupo control aumentó la tasa de abandono escolar.

No fueron los resultados ni las aptitudes de los estudiantes los que provocaron este efecto, sino las predicciones y etiquetas que se les emitieron.

Si percibes que te cuesta tolerar la incertidumbre, que te gustaría conocerte más y potenciar tu identididad o que tienes dificultades para asumir las consecuencias de tus actos, tendiendo a escudarte en factores externos, desde Quiero Psicología podemos darte las mejores herramientas para poder enfrentarte a ello.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta