gestionar-frustración

¿Qué es la frustración?

La frustración es una emoción compleja y omnipresente en la experiencia humana. Desde los desafíos cotidianos hasta los obstáculos más significativos, todxs nos encontramos con situaciones que nos hacen sentir frustradxs en algún momento de nuestras vidas. Es una emoción, como todas las demás, que actúa como señal vital que nuestro cuerpo y mente nos envían indicando que algo no está yendo como esperábamos o deseábamos. ¿Cómo afrontamos esta compleja emoción, entendemos su propósito y reconocemos las señales que nuestro cuerpo nos brinda cuando nos sentimos frustradxs?

La frustración puede definirse como la sensación de incomodidad, decepción o irritación que surge cuando nuestras expectativas, deseos o metas no se cumplen. Puede manifestarse en una amplia gama de situaciones, desde la incapacidad para alcanzar un objetivo personal hasta la confrontación con obstáculos externos que obstaculizan nuestro progreso. La experiencia de la frustración está estrechamente relacionada con nuestras expectativas y percepciones de control. Cuando creemos que tenemos cierto nivel de control sobre una situación y este control se ve amenazado o negado, es probable que experimentemos frustración. Del mismo modo, cuando nuestras expectativas no se alinean con la realidad, es probable que surjan sentimientos de frustración.

¿Cómo afrontar la frustración?

Afrontar la frustración no es fácil pero sí crucial para nuestro bienestar emocional. Una estrategia efectiva es practicar la aceptación y la adaptación. En lugar de resistirnos obstinadamente a la situación frustrante, podemos aprender a aceptarla como parte de la vida y buscar formas constructivas de manejarla. Esto puede implicar tomar un descanso para reflexionar, buscar ayuda de otrxs, o simplemente cambiar nuestra perspectiva sobre la situación.

Otra técnica útil es el desarrollo de la resiliencia emocional. La resiliencia nos permite enfrentar los desafíos con flexibilidad y optimismo en lugar de derrumbarnos ante la adversidad. Cultivar la resiliencia implica desarrollar habilidades como la autoestima, el pensamiento positivo y la capacidad para regular nuestras emociones.

Aunque la frustración puede ser incómoda tiene un propósito o función importante en nuestras vidas. Actúa como una señal de alerta, indicándonos que hay un obstáculo que debemos superar o un cambio que debemos hacer. La frustración nos impulsa a esforzarnos más, a ser más creativxs y a buscar soluciones alternativas a nuestros problemas.

Además, la frustración nos brinda la oportunidad de aprender y crecer. Cada vez que enfrentamos un desafío y lo superamos, desarrollamos habilidades y fortalezas que nos ayudarán en futuras situaciones difíciles. En este sentido, la frustración puede ser vista como un catalizador para el crecimiento personal y el desarrollo.

Cuando nos sentimos frustrados, nuestro cuerpo experimenta una serie de cambios fisiológicos que reflejan nuestra respuesta emocional. Estos pueden incluir un aumento en la frecuencia cardíaca, la tensión muscular y la respiración acelerada. También podemos experimentar síntomas como dolores de cabeza, fatiga y dificultades para concentrarnos. Estos signos físicos de frustración son importantes porque nos indican que algo está causando estrés en nuestro cuerpo. Reconocer estos signos nos permite tomar medidas para reducir nuestra angustia y abordar la situación de manera más efectiva. Esto puede implicar técnicas de relajación, como la respiración profunda o el ejercicio físico, que ayudan a calmar nuestra mente y cuerpo.

La frustración puede tener un impacto significativo en nuestra salud mental y bienestar emocional. Cuando no se maneja de manera efectiva, puede conducir a sentimientos de desesperanza, impotencia y estrés crónico. Además, la frustración no resuelta puede contribuir al desarrollo de problemas de salud mental como la ansiedad y la depresión. Además, la frustración crónica puede afectar negativamente nuestra autoestima y confianza en nosotrxs mismxs. Cuando enfrentamos repetidamente obstáculos que parecen insuperables, es fácil comenzar a dudar de nuestras habilidades y valía personal. Esto puede crear un ciclo negativo en el que evitamos tomar riesgos o perseguir metas ambiciosas por miedo al fracaso.

Afortunadamente y como comentábamos anteriormente, existen estrategias efectivas que podemos utilizar para gestionar la frustración y minimizar su impacto negativo en nuestras vidas. Algunas de estas estrategias incluyen:

  • Aceptación: aprender a aceptar las circunstancias que no podemos cambiar puede ayudarnos a reducir nuestra angustia y centrar nuestra energía en aspectos que sí podemos controlar.
  • Resiliencia: desarrollar habilidades de resiliencia emocional nos permite enfrentar los desafíos con flexibilidad y optimismo, en lugar de desmoronarnos ante la adversidad.
  • Buscar apoyo social: compartir nuestras experiencias de frustración con amigxs, familiares o profesionales de la salud mental puede proporcionarnos una perspectiva nueva y valiosa, así como el apoyo emocional que necesitamos para superar los obstáculos.
  • Autorregulación emocional: aprender a reconocer y regular nuestras emociones puede ayudarnos a mantener la calma y la claridad mental en momentos de frustración.

Por todo ello, la frustración es una parte inevitable de la experiencia humana, pero no tiene por qué dominar nuestras vidas. Entender su origen, impacto y estrategias efectivas para manejarla puede ayudarnos a cultivar una mayor resiliencia emocional y bienestar mental en general. Es una parte natural de la experiencia humana y puede ser una oportunidad para el crecimiento y el desarrollo personal. Aprender a afrontarla de manera efectiva, entender su propósito y reconocer las señales que nuestro cuerpo nos brinda puede ayudarnos a navegar por los desafíos de la vida con mayor resiliencia y bienestar emocional.

Si quieres que te ayudemos a gestionar estas emociones u otras, en Quiero Psicología podemos ayudarte.

mejor-psicologo

¿Mi psicólogx es profesional?

Buscar ayuda psicológica puede ser un paso significativo hacia el bienestar emocional y mental. Sin embargo, es crucial asegurarse de que estás trabajando con un/x psicólogx profesional y competente. Aquí te mostramos algunas señales que indican que estás en buenas manos:

Licencia y acreditación

Un/x psicólogx profesional debe estar licenciadx y acreditadx para ejercer. Verifica si tu psicólogx tiene una licencia válida para practicar psicología en tu área. La acreditación por parte de organizaciones relevantes también es una señal de su profesionalismo y competencia.

Experiencia y formación

Investiga la experiencia y la formación de tu psicólogx. ¿Dónde se graduó? ¿Tiene experiencia en el tratamiento de tus preocupaciones específicas? Un/x buen psicólogx estará capacitadx en métodos de tratamiento efectivos y tendrá experiencia práctica en ayudar a personas con una variedad de problemas emocionales y mentales.

Ética y confidencialidad

Un/x psicólogx profesional debe seguir un estricto código de ética y respetar la confidencialidad de sus clientes. Asegúrate de que tu psicólogx esté comprometido con la confidencialidad y el respeto por tus derechos como cliente.

Empatía y conexión

Es importante sentirte cómodx y comprendidx por tu psicólogx. Un/x buen psicólogx mostrará empatía y comprensión hacia tus preocupaciones, creando un ambiente seguro y de apoyo para explorar tus emociones y pensamientos.

Enfoque basado en la evidencia

Busca un/x psicólogx que utilice enfoques basados en la evidencia en su práctica. Esto significa que utilizan técnicas y métodos de tratamiento respaldados por la investigación científica para abordar eficazmente los problemas de salud mental.

Evaluación y seguimiento

Un/x psicólogx profesional realizará una evaluación exhaustiva de tus preocupaciones y establecerá metas claras para el tratamiento. Además, debería proporcionar un seguimiento regular para evaluar tu progreso y ajustar el enfoque de tratamiento según sea necesario.

Transparencia y colaboración

Tu psicólogx debe ser transparente en cuanto a su enfoque de tratamiento y las expectativas para el proceso de terapia. Deberían fomentar la colaboración y la participación activa por parte del cliente en el proceso de toma de decisiones relacionadas con el tratamiento.

Actitud profesional

Observa la actitud y el comportamiento de tu psicólogx durante las sesiones. Deben demostrar profesionalismo, respeto y atención durante el tiempo que pasáis juntxs.

Elegir un/x psicólogx profesional es crucial para obtener el apoyo y la orientación adecuados para tus preocupaciones emocionales y mentales. Al prestar atención a estas señales, puedes tomar una decisión informada y sentirte segurx de que estás trabajando con un/x profesional competente y ético que tiene tus mejores intereses en mente. Si alguna vez tienes dudas sobre la competencia o la ética de tu psicólogx, no dudes en buscar una segunda opinión o buscar ayuda adicional. Tu bienestar emocional es una prioridad y merece ser tratado con el mayor cuidado y profesionalismo.

Por otro lado, el intrusismo laboral en psicología es un problema significativo que afecta tanto a profesionales de la psicología como a aquellxs que buscan ayuda para sus preocupaciones emocionales y mentales. Se refiere a la práctica no ética de individuos que no están cualificados ni licenciados como psicólogxs, pero que ofrecen servicios de psicoterapia o asesoramiento psicológico. Este fenómeno plantea una serie de desafíos y consideraciones importantes para la profesión de la psicología y para aquellxs que buscan servicios de salud mental.

Falta de cualificaciones y formación

Uno de los mayores problemas del intrusismo laboral en psicología es la falta de cualificaciones y formación adecuadas por parte de quienes ofrecen servicios de psicoterapia. La práctica de la psicología requiere una licencia y una formación académica específica, que incluye un título de posgrado en psicología y experiencia clínica supervisada.

Riesgos para la salud y seguridad del cliente

La falta de cualificaciones y formación puede poner en riesgo la salud y seguridad de lxs clientes que buscan ayuda psicológica. Lxs profesionales no cualificados pueden no estar equipados para abordar adecuadamente las necesidades emocionales y mentales de lxs clientes, lo que puede resultar en un tratamiento ineficaz o potencialmente dañino.

Ética y confidencialidad

Lxs profesionales no cualificados pueden no estar familiarizadxs con los principios éticos y la confidencialidad requerida en la práctica de la psicología. Esto puede llevar a violaciones de la confidencialidad del cliente y a prácticas poco éticas que socavan la integridad de la profesión.

Difusión de desinformación y mitos

El intrusismo laboral en psicología también puede contribuir a la difusión de desinformación y mitos sobre la salud mental y el tratamiento psicológico. Esto puede confundir a lxs clientes y dificultar su acceso a servicios de salud mental de calidad.

Educación y concienciación

La educación y la concienciación pública son clave para abordar el intrusismo laboral en psicología. Es importante que el público esté informado sobre cómo identificar a un psicólogx cualificado y licenciado, y sobre los riesgos asociados con el tratamiento por parte de profesionales no cualificados.

Acciones legales y regulatorias

Las organizaciones profesionales y los organismos reguladores deben tomar medidas para hacer cumplir las leyes y regulaciones relacionadas con la práctica de la psicología. Esto puede incluir acciones legales contra individuos que practican la psicología sin licencia y la implementación de medidas para garantizar que solo lxs profesionales cualificados puedan ejercer la psicología.

El intrusismo laboral en psicología es un problema serio que plantea una serie de desafíos para la profesión de la psicología y para quienes buscan servicios de salud mental. Es crucial abordar este problema mediante la implementación de medidas para proteger a los consumidores, educar al público y hacer cumplir las leyes y regulaciones relacionadas con la práctica de la psicología

Y si buscas psicólogas en Madrid, puedes contactar con nosotras sin ningún compromiso.

ruidos-vecinos

Obras, ruidos y vecinos molestos

La vida en entornos urbanos conlleva una serie de desafíos que pueden pasar desapercibidos a simple vista, pero que ejercen una influencia significativa en nuestra salud mental. Entre estos desafíos se encuentran las obras en la vía pública, los ruidos constantes y los vecinos molestos. En este artículo, exploraremos cómo estas situaciones pueden afectar nuestro bienestar psicológico y qué estrategias podemos emplear para mitigar sus efectos.

¿Qué conlleva sufrir estas situaciones?

Estrés y ansiedad: Las obras en la vía pública y los ruidos constantes pueden generar altos niveles de estrés y ansiedad en las personas que viven o trabajan cerca de ellas. El ruido constante de maquinaria, el martilleo y la interrupción del tráfico pueden crear un ambiente caótico y perturbador que afecta nuestro estado emocional. Esta exposición prolongada al estrés puede tener efectos perjudiciales en nuestra salud mental, aumentando el riesgo de desarrollar trastornos de ansiedad y depresión. Además, las disputas con vecinos molestos pueden desencadenar niveles elevados de ansiedad y preocupación constante. La anticipación de futuros conflictos o la preocupación por cómo manejar situaciones conflictivas pueden generar un estado de hipervigilancia, lo que dificulta nuestra capacidad para relajarnos y disfrutar de nuestro entorno doméstico.

Dificultades para dormir: El ruido constante proveniente de las obras, de vecinos molestos o la interrupción de sueño debido a la preocupación por futuros enfrentamientos puede interferir significativamente con nuestro sueño. El descanso reparador es fundamental para nuestra salud mental y física, y la privación del sueño debido al ruido puede provocar irritabilidad, fatiga y dificultades para concentrarse durante el día. A largo plazo, la falta de sueño de calidad puede contribuir al desarrollo de problemas de salud mental y disminuir nuestra calidad de vida en general.

Impacto en la concentración y el rendimiento cognitivo: Los ruidos constantes y/o la falta de sueño, pueden dificultar nuestra capacidad para concentrarnos en nuestras tareas diarias y afectar nuestro rendimiento cognitivo La presencia constante de distracciones auditivas puede hacer que sea difícil enfocar nuestra atención en el trabajo, los estudios u otras actividades importantes. Esto puede llevar a un aumento de los errores, la disminución de la productividad y una sensación general de frustración y desánimo.

Aumento de la irritabilidad y la agresividad: La exposición crónica a los ruidos urbanos puede aumentar los niveles de irritabilidad y agresividad en las personas. La constante intrusión de ruidos no deseados en nuestro espacio personal puede generar una sensación de invasión y falta de control, lo que a su vez puede manifestarse en reacciones emocionales exageradas ante situaciones cotidianas. Esto puede afectar nuestras relaciones interpersonales y contribuir a conflictos con familiares, amigos o vecinos.

Aislamiento social y falta de conexión comunitaria: Las disputas con vecinos pueden conducir al aislamiento social y a una falta de conexión con la comunidad circundante. El temor a enfrentarse a los vecinos molestos o la vergüenza de ser percibido como el agresor puede llevarnos a retirarnos de las interacciones sociales en nuestra área residencial, lo que puede contribuir a sentimientos de soledad y aislamiento.

Ansiedad con respecto a las relaciones sociales: Las disputas con vecinos molestos pueden generar tensión en nuestras relaciones interpersonales, tanto dentro como fuera del hogar. El estrés crónico provocado por conflictos vecinales puede afectar nuestra capacidad para comunicarnos de manera asertiva con amigos, familiares y seres queridos, lo que puede llevar a un distanciamiento emocional y a una disminución en la calidad de nuestras relaciones.

Estrategias para manejar este tipo de estrés:

Aunque puede resultar difícil evitar por completo estas situaciones estresantes, existen estrategias que podemos emplear para mitigar su impacto en nuestra salud mental.

Prácticas de autocuidado: Priorizar el autocuidado mediante la práctica regular de ejercicio físico, técnicas de relajación como la meditación o el yoga, y asegurarse de tener un tiempo dedicado al descanso y la desconexión.

– Establecer límites: Comunicar claramente los límites con los vecinos molestos o con las autoridades pertinentes en el caso de obras en la vía pública. Establecer límites saludables es fundamental para proteger nuestro bienestar psicológico.

Buscar apoyo social: Mantener conexiones sociales sólidas con amigos, familiares o grupos comunitarios puede proporcionar un valioso apoyo emocional durante momentos de estrés urbano.

Adoptar perspectivas alternativas: Tratar de adoptar una perspectiva diferente frente a las situaciones estresantes, reconociendo que son temporales y que podemos encontrar formas de adaptarnos y superarlas.

Las obras en la vía pública y los ruidos constantes representan desafíos significativos para nuestra salud mental en entornos urbanos. El estrés, la ansiedad, las dificultades para dormir, la disminución del rendimiento cognitivo y el aumento de la irritabilidad son solo algunas de las consecuencias negativas que pueden surgir como resultado de su presencia constante en nuestras vidas.

Es fundamental tomar medidas para mitigar su impacto, como el uso de tapones para los oídos, la búsqueda de entornos más tranquilos cuando sea posible y la adopción de estrategias de afrontamiento saludables para manejar el estrés de las ciudades.

Y si todo esto te ha generado un cuadro de estrés o de ansiedad en Quiero Psicología podemos ayudarte a darte herramientas efectivas.

pareja-ansiedad

Mi pareja me genera ansiedad

La ansiedad en una relación puede ser desafiante y, a veces, abrumadora. Es natural experimentar ciertas dosis de ansiedad en una relación, ya que implica abrirse emocionalmente y establecer vínculos con otra persona. Sin embargo, cuando la ansiedad se convierte en algo persistente y debilitante, es importante comprender las razones subyacentes detrás de este sentimiento.

Motivos por los que esto ocurre

Algunas de estas razones pueden ser:

Patrones de apego: la teoría del apego sugiere que nuestras primeras experiencias de vínculo afectivo con nuestrxs cuidadorxs primarixs pueden influir en cómo nos relacionamos en nuestras relaciones adultas. Si has experimentado relaciones inconsistentes o poco seguras en el pasado, es posible que desarrolles ansiedad en tu relación actual por miedo a ser abandonadx o rechazadx.

Expectativas poco realistas sobre la pareja y la relación: las expectativas poco realistas sobre cómo debería ser tu pareja o tu relación pueden contribuir a la ansiedad. Si tienes una imagen idealizada de cómo debería comportarse tu pareja o cómo debería ser tu relación, es probable que te sientas ansiosx cuando la realidad no cumple con esas expectativas.

Falta de comunicación: la falta de comunicación efectiva puede dar lugar a malentendidos, incertidumbre y preocupaciones innecesarias. Si no te sientes segurx expresando tus necesidades, deseos o preocupaciones con tu pareja, es probable que experimentes ansiedad por temor a que tus necesidades no sean satisfechas o tus preocupaciones no sean tomadas en serio.

Inseguridad: La baja autoestima y la inseguridad pueden aumentar la ansiedad en una relación. Si no te sientes segurx de ti mismo o de tu valía como pareja, es posible que busques constantemente la validación y la aprobación de tu pareja, lo que puede generar ansiedad ante el miedo al rechazo o a no ser lo suficientemente buenx.

Confianza: La confianza es fundamental en cualquier relación. Si has experimentado traición o desconfianza en el pasado, es posible que te cueste confiar plenamente en tu pareja en la actualidad. La falta de confianza puede alimentar la ansiedad, haciéndote sentir constantemente preocupadx por lo que tu pareja está haciendo o pensando.

Recomendaciones en este caso:

Algunas recomendaciones para lidiar con la ansiedad son:

  1. Comunica tus sentimientos: exprésale a tu pareja cómo te sientes y por qué experimentas ansiedad. La comunicación abierta y honesta puede ayudar a fortalecer la conexión emocional y a abordar las preocupaciones subyacentes.
  2. Trabaja en tu autoestima: dedica tiempo a trabajar en ti mismx y a cultivar una mayor confianza en tus habilidades y cualidades. La terapia individual puede ser útil para abordar las inseguridades personales y mejorar la autoestima.
  3. Establece límites saludables: aprende a establecer límites saludables en tu relación y a comunicar tus necesidades de manera clara y respetuosa. Esto puede ayudar a reducir la ansiedad al sentirte más segurx en la relación.
  4. Practica el autocuidado: dedica tiempo a actividades que te ayuden a reducir el estrés y a mantener un equilibrio emocional, como el ejercicio regular, la meditación y el tiempo para ti.
  5. Busca apoyo profesional: si la ansiedad persiste y afecta significativamente tu bienestar emocional y tu relación considera buscar ayuda de un profesional especializado que pueda ayudarte a explorar las causas subyacentes de tu ansiedad y a desarrollar estrategias efectivas para manejarla.

¿Y si lo que ocurre es que mi pareja es tóxica?

Por otro lado, experimentar ansiedad en una relación de pareja puede ser una señal de alerta sobre la salud de esa relación. A veces, la dinámica entre tú y tu pareja puede generar sentimientos de ansiedad que pueden ser indicativo de que la relación no es tan saludable como debería ser. Explorar las razones detrás de esta ansiedad puede proporcionar claridad y guía sobre cómo proceder en la relación.

Las relaciones no saludables pueden manifestarse de diferentes maneras pero algunas señales comunes incluyen:

  • Falta de comunicación para comunicarse abierta y honestamente.
  • Control por parte de tu pareja sobre tus acciones, pensamientos o relaciones puede hacerte sentir atrapado y ansioso.
  • Falta de apoyo emocional o invalidación de tus sentimientos.
  • Abuso emocional o verbal que incluye insultos, críticas constantes o manipulación.

Así mismo, algunas de las causas de la ansiedad en una relación no saludable son:

  • Miedo a la reacción de tu pareja: si has experimentado reacciones negativas o abusivas por parte de tu pareja en el pasado, es natural que te sientas ansiosx ante la posibilidad de provocar una respuesta similar en el futuro.
  • Incertidumbre sobre el futuro: las relaciones no saludables suelen caracterizarse por una falta de estabilidad y previsibilidad. La incertidumbre sobre el futuro de la relación puede generar ansiedad sobre qué pasará a continuación.
  • Desequilibrio de poder: si sientes que estás en una posición de vulnerabilidad o desventaja en la relación, es probable que experimentes ansiedad debido al temor a ser explotadx o maltratadx por tu pareja.
  • Percepción distorsionada de la realidad: en algunas relaciones no saludables, la percepción distorsionada de la realidad por parte de tu pareja puede generar ansiedad al hacerte dudar de tu propio juicio y percepción de la situación.

Por todo ello las recomendaciones para abordar la ansiedad y la relación van encaminadas a:

  • Evaluar la relación: reflexiona sobre los patrones de comportamiento y las dinámicas en tu relación para determinar si es saludable o no. Reconocer los problemas es el primer paso para abordarlos.
  • Establecer límites: si te sientes incómodx o ansiosx debido al comportamiento de tu pareja, es importante establecer límites claros y comunicar tus necesidades de manera efectiva.
  • Búsqueda de apoyo: no enfrentes la ansiedad y los desafíos de la relación solx. Busca el apoyo de amigxs, familiares o profesionales de la salud mental que puedan brindarte perspectiva y orientación.
  • Considera la terapia: la terapia individual o de pareja puede ser beneficiosa para explorar tus emociones, identificar patrones de comportamiento y trabajar en la construcción de relaciones más saludables.

Por todo esto, la ansiedad en una relación de pareja puede ser compleja y multifacética, pero abordar las preocupaciones subyacentes y trabajar en la comunicación y la confianza puede ayudar a construir una relación más sólida y satisfactoria para ambas partes. Además, puede ser una señal de que algo no está bien.

Reconocer y abordar la ansiedad puede ayudarte a tomar decisiones informadas sobre tu relación y tu bienestar emocional. Recuerda que mereces estar en una relación que te haga sentir segurx, apoyadx y valoradx. Y si no lo sientes así en Quiero Psicología podemos ayudarte.

estres-mudanza

El estrés de una mudanza

Mudarse de un lugar a otro puede ser una de las experiencias más estresantes en la vida de una persona. Ya sea que estés cambiando de casa, de ciudad o incluso de país, el proceso de embalar, organizar, trasladar y adaptarse a un nuevo entorno puede desencadenar una amplia gama de emociones, desde la ansiedad o la anticipación, hasta la tristeza.

En este artículo, exploraremos por qué las mudanzas son tan estresantes desde una perspectiva psicológica, así como estrategias efectivas para afrontar este desafío con éxito.

¿Por qué es tan estresante una mudanza?

1. Cambio de entorno familiar: Mudarse implica dejar un entorno conocido y familiar para adentrarse en uno nuevo y desconocido. Esto puede generar ansiedad debido a la incertidumbre sobre cómo será el nuevo lugar, si te adaptarás y si te sentirás tan cómodo como en el lugar anterior, si nos arrepentiremos o no de la decisión… etc.

2. Cambio de rutina y hábitos: Las mudanzas alteran las rutinas diarias y la estructura de la vida cotidiana. Esto puede incluir cambios en la distancia al trabajo o a la escuela, nuevas rutinas de transporte, ajustes en las actividades sociales y otros cambios en la rutina que pueden ser difíciles de manejar.

3. Carga emocional y logística: El proceso de embalaje, organizar objetos, coordinar la mudanza y adaptarse a un nuevo hogar puede ser abrumador tanto emocional como logísticamente. La acumulación de tareas puede generar estrés adicional, especialmente si no se cuenta con un plan claro para hacer frente a ellas. Además, el proceso de hacer limpieza y seleccionar lo que queremos llevarnos a nuestro nuevo hogar, nos expone a recuerdos de nuestras ex parejas, regalos de amigas del pasado y/o fotografías de familiares o mascotas que ya no están.

4. Preocupaciones financieras: Las mudanzas pueden ser costosas, lo que puede generar preocupaciones financieras adicionales, además del gasto directo de la mudanza en sí, también pueden surgir preocupaciones sobre el precio de vida en el nuevo lugar y otros aspectos económicos.

Estrategias para enfrentar este momento:

1. Planificación y organización: Crear un plan detallado para la mudanza puede ayudar a reducir el estrés al proporcionar una sensación de control sobre la situación. Dividir las tareas en pasos manejables y establecer plazos realistas para completarlas puede hacer que el proceso sea más llevadero.

2. Buscar apoyo emocional: No dudes en buscar el apoyo de amigos, familiares o incluso profesionales durante la mudanza. Compartir tus preocupaciones y emociones con personas de confianza puede ayudarte a sentirte más apoyado y comprendido durante este período.

3. Practicar el autocuidado: Dedica tiempo a cuidar de ti mismo durante la mudanza. Prioriza el descanso, la alimentación saludable, el ejercicio regular y las actividades que te brinden bienestar emocional. El autocuidado te ayudará a mantener un equilibrio emocional y físico.

4. Enfocarse en lo positivo: Aunque una mudanza puede ser estresante, también ofrece oportunidades para el crecimiento personal y nuevas experiencias. Trata de enfocarte en los aspectos positivos del cambio, como la posibilidad de explorar un nuevo vecindario, hacer nuevos amigos o comenzar de nuevo en un entorno diferente.

Entonces ¿qué puedo hacer?

Al reconocer y validar nuestras emociones, establecer un plan, buscar apoyo, practicar el autocuidado y enfocarnos en los aspectos positivos, podemos enfrentar este desafío de manera más efectiva y adaptarnos con éxito a nuestro nuevo entorno. Recuerda que es normal sentirse abrumado durante una mudanza, pero es un proceso necesario para que se den los cambios que buscamos.

Y como siempre, en Quiero Psicología podemos ayudarte en este proceso.

estres-trabajo-trauma

Estrés en un trabajo expuesto al trauma

El manejo del estrés en trabajos expuestos al trauma es fundamental para garantizar el bienestar emocional y la salud mental de los profesionales. En este artículo se explorarán estrategias psicológicas efectivas para lidiar con el estrés en entornos laborales donde diferentes profesionales se enfrentan situaciones traumáticas con regularidad.

Pasos para regular la ansiedad

El primer paso para manejar el estrés es reconocer sus síntomas. En trabajos expuestos al trauma, estos pueden incluir ansiedad, palpitaciones, irritabilidad, fatiga, pesadillas, evitación de ciertas situaciones, irritabilidad y dificultades para concentrarse. Es crucial ser consciente de estos signos y no ignorarlos.

Es esencial establecer límites claros entre el trabajo y la vida personal. Asegurarse de desconectar del trabajo cuando estás fuera de él es fundamental. Establecer rutinas de cuidado personal, como ejercicio físico, hábitos saludables y tiempo de calidad con seres queridos y hobbies puede ayudar a mantener el equilibrio emocional.

El apoyo social es fundamental para manejar el estrés en entornos laborales potencialmente traumáticos. Hablar con compañerxs de profesión que entienden las experiencias compartidas puede brindar consuelo y perspectiva. Además, buscar apoyo profesional, como terapia o grupos de apoyo para procesar las emociones difíciles puede ser un pilar fundamental para sobrellevar este tipo de trabajos.

Aprender técnicas de relajación, como la respiración diafragmática, la meditación o el yoga, puede ayudar a reducir el estrés y promover la calma. Estas prácticas pueden realizarse tanto durante el trabajo, en momentos de descanso, como fuera de él, para mantener la tranquilidad en momentos de tensión.

El autocuidado es fundamental para mantener la salud mental en trabajos expuestos al trauma. Priorizar el descanso, la alimentación saludable y la gestión del tiempo. Aprender a decir «no» cuando sea necesario y no sentirse culpable por tomarse tiempo para cuidarse.

La formación continua en técnicas de afrontamiento y gestión del estrés puede ser beneficiosa para lxs profesionales que trabajan en entornos traumáticos. Además, la supervisión regular con un supervisor puede proporcionar orientación y apoyo adicional en momentos difíciles.

Herramientas para manejar el estrés

La psicología ofrece varias estrategias efectivas para manejar el estrés en estos trabajos expuestos al trauma:

  • Técnicas de afrontamiento: la psicología sugiere el uso de técnicas de afrontamiento como la reevaluación cognitiva, que implica cambiar la forma en que se perciben y se interpretan las situaciones traumáticas, y la búsqueda de apoyo social, que puede proporcionar consuelo y perspectiva.
  • Terapia cognitivo-conductual (TCC): la TCC es una terapia basada en la evidencia que se ha utilizado con éxito para tratar el estrés relacionado con el trauma. Ayuda a identificar y cambiar pensamientos negativos y comportamientos disfuncionales, y enseña habilidades de afrontamiento efectivas.
  • Mindfulness y meditación: la práctica de mindfulness y meditación puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad al centrarse en el momento presente y cultivar la aceptación y la compasión hacia unx mismx.

Por todo ello, el manejo del estrés en trabajos expuestos al trauma es crucial para proteger el bienestar emocional y la salud mental de lxs profesionales. Reconocer los síntomas del estrés, establecer límites personales, buscar apoyo social, practicar técnicas de relajación, fomentar el autocuidado y buscar formación y supervisión continua son estrategias efectivas para enfrentar los desafíos emocionales de estos entornos laborales. Al priorizar el autocuidado y la atención a las necesidades emocionales, los profesionales pueden fortalecer su resiliencia y mantener un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida personal

Y si tienes un trabajo de este tipo y aún así necesitas ayuda para manejarlo, en Quiero Psicología podemos ayudarte.

autoexigencia

La voz de la autoexigencia

¿Cómo afecta este fenómeno psicológico que muchxs de nosotrxs experimentamos en nuestra salud mental y bienestar?

Todas las personas tenemos una voz interna que nos habla moldeando nuestras percepciones y decisiones y que a menudo se convierte en un eco de expectativas, críticas y demandas autoimpuestas. Este diálogo interno es central en la psicología porque influye directamente en la salud mental y en la calidad de vida de las personas.

Desde una perspectiva cognitiva, esta “voz de la exigencia” se vincula estrechamente con algunos patrones de pensamiento muy perfeccionistas. Aquellxs que poseen altos estándares para sí mismxs pueden experimentar una voz interna crítica que nunca parece satisfecha. Nada es suficiente. Y todo siempre puede ser mejor o mejorable. La literatura psicológica explora cómo estos patrones afectan la autoevaluación y la autoestima creando una constante sensación de insuficiencia e insatisfacción vital.

Desde el punto de vista psicodinámico esta voz a menudo encuentra sus raíces en experiencias pasadas. Críticas tempranas, expectativas poco realistas o modelos parentales exigentes que han contribuido a la formación de esta voz interna.

La influencia de lxs xadres en la vida de sus hijxs es innegable, y la forma en que expresan sus expectativas puede tener un impacto duradero en el desarrollo emocional y psicológico de lxs más pequeñxs. Las expectativas que lxs xadres tienen sobre sus hijxs pueden convertirse en un espejo en el que lxs pequeñxs ven reflejada su valía.

Una exigencia constante y poco realista puede minar la autoestima, llevando a lxs niñxs a sentir que nunca están a la altura de las expectativas de sus progenitores. Tienden a internalizar las voces de sus xadres y las demandas excesivas pueden contribuir a la formación de patrones de pensamiento perfeccionistas. La autoexigencia desmedida puede persistir en la vida adulta, afectando la forma en que enfrentan desafíos y se evalúan a sí mismos. La manera en que lxs xadres manejan sus propias emociones y expresan expectativas influye en la capacidad de autorregulación emocional de lxs niñxs. La exigencia constante puede generar ansiedad y dificultar el desarrollo de habilidades para lidiar con el fracaso y la presión.

Para fomentar un ambiente de apoyo es fundamental:

  1. Comunicación abierta: fomentar un diálogo abierto y alentador, donde lxs niñxs se sientan segurxs para expresar sus pensamientos y sentimientos.
  2. Reconocimiento de logros: celebrar los logros, por pequeños que sean, contribuye a construir una autoimagen positiva.
  3. Estímulo del esfuerzo: valorar el esfuerzo por encima de la perfección, destacando la importancia de aprender y crecer.
  4. Modelar resiliencia: mostrar cómo enfrentar desafíos con resiliencia y aprender de las experiencias difíciles.

La clave radica en encontrar un equilibrio entre establecer expectativas saludables y alentar el crecimiento sin imponer una carga de perfección. Lxs xadres tienen la oportunidad de ser guías comprensivxs en el viaje de sus hijxs hacia la autoaceptación y el desarrollo emocional positivo.

Los impactos de la exigencia parental son profundos, pero con un enfoque consciente en la comunicación positiva y el apoyo emocional, se puede construir un cimiento sólido para el bienestar de lxs niñxs a lo largo de sus vidas

En la edad adulta, la terapia psicológica ofrece estrategias para contrarrestar esta voz fomentando un diálogo interno más compasivo y constructivo. La práctica de la autocompasión y el reconocimiento son fundamentales para cambiar la narrativa interna. Algunas investigaciones sugieren que cultivar la gratitud y la autoaceptación puede reducir la influencia de la voz exigente.

Por otro lado, la autorregulación emocional y la autoeficacia son fundamentales en la buena relación con esta voz de la exigencia. Desarrollar habilidades para gestionar las emociones y fortalecer la creencia en la capacidad personal puede ser crucial. La intervención cognitivo-conductual se presenta como una herramienta eficaz para modificar estos patrones de pensamiento, ofreciendo estrategias concretas para desafiar y cambiar pensamientos exigentes.

La voz de la exigencia es un fenómeno complejo arraigado en múltiples dimensiones psicológicas. Su impacto en la salud mental y el bienestar es significativo pero las diversas perspectivas de la psicología adulta ofrecen enfoques variados para abordar este desafío.

Desde la comprensión de patrones cognitivos hasta la exploración de las experiencias pasadas, pasando por la promoción de la autocompasión y la intervención conductual, la psicología brinda herramientas valiosas para transformar la voz interna exigente en un diálogo más amable y constructivo. Por eso, en Quiero Psicología podemos ayudarte con ella.

celos-amigos

Celos entre amigos

Las relaciones de amistad son una parte fundamental de la vida de las personas, proporcionando apoyo emocional, compañerismo y diversión. Sin embargo, al igual que en cualquier tipo de relación interpersonal, los celos pueden surgir y afectar la dinámica entre amigos.

Los celos en la amistad pueden manifestarse de diversas formas y tener un impacto significativo en la calidad de la relación. En este post, exploraremos los celos examinando sus causas, consecuencias y posibles estrategias para abordarlos.

Causas de los celos en la amistad

Algunas causas comunes de los celos entre amigues pueden ser:

Comparación Social: Una persona puede sentirse amenazada cuando percibe que otra persona del grupo es más exitosa, atractiva o talentosa que elles en ciertos aspectos de la vida, como el trabajo, las relaciones románticas o la apariencia física.

Inseguridad Personal: La baja autoestima y la falta de confianza en sí misme pueden llevar a una persona a sentirse inadecuada en comparación con sus amigos, lo que puede desencadenar sentimientos de celos ante los logros o éxitos de las demás.

Temor a la Pérdida: El miedo a perder la amistad de una persona querida puede provocar celos, especialmente si perciben que su amiga está desarrollando relaciones cercanas con otras personas y vuestra relación empieza a cambiar. Es muy habitual sentir celos cuando tu amigue ha conocido a alguien románticamente y pasa la mucho tiempo con esa persona, desplazando el resto de vínculos.

Falta de Comunicación: La falta de comunicación abierta y honesta en la amistad puede dar lugar a malentendidos y suposiciones incorrectas, lo que a su vez puede alimentar los celos y la desconfianza.

Consecuencias de los celos:

Los celos pueden tener consecuencias negativas tanto para la persona que los experimenta como para la dinámica general de la amistad. Algunas de estas consecuencias pueden ser:

Deterioro de la Confianza: Los celos erosionan la confianza entre amigues, lo que puede llevar a una mayor distancia emocional y dificultar la comunicación de forma asertiva.

Resentimiento y Hostilidad: Los sentimientos de celos pueden dar lugar a comportamientos hostiles y vengativos hacia la persona percibida como amenaza, lo que puede dañar aún más la relación.

Autoestima Baja: La comparación constante con otras amigas y la sensación de no estar a la altura pueden afectar negativamente la autoestima y el bienestar emocional de una persona.

Ruptura de la Amistad: En casos extremos, los celos pueden conducir a la ruptura de la amistad si no se abordan de manera adecuada y constructiva.

Estrategias para afrontar los celos

Cuando los celos se cuelan en las relaciones de amistad, es crucial contar con herramientas efectivas para abordarlos. Algunas de estas estrategias incluyen:

Autoconocimiento: Reconocer y comprender las propias emociones de celos es esencial. Muchas veces cómo nos sentimos tiene más que ver con lo que hemos vivido en el pasado que con lo que está ocurriendo en el presente.

Comunicación asertiva: Establecer una comunicación abierta y honesta con las amigas es fundamental. Hablar sobre los sentimientos de manera respetuosa y receptiva puede ayudar a resolver malentendidos y prevenir que los conflictos escalen.

Fomentar la Autoestima: Trabajar en desarrollar una autoestima saludable y una actitud positiva hacia uno mismo es muy importante. Al hacerlo, se pueden reducir los sentimientos de inseguridad y la necesidad de compararse con otros amigos.

Buscar Apoyo Profesional: En casos donde los celos tienen un impacto significativo en la salud emocional y las relaciones interpersonales, buscar ayuda profesional puede ser clave.

Es importante hacer introspección y ser honestas con nosotras mismas. Fijarnos si es un caso aislado o algo que se repite de forma sistemática en los diferentes vínculos. En resumen, los celos entre amigas pueden ser una realidad difícil de navegar, pero con un enfoque adecuado y una actitud proactiva, estas emociones pueden transformarse en oportunidades de crecimiento y fortalecimiento de las relaciones de amistad. Si no te vez capaz en Quiero Psicología podemos ayudarte.

salir-del-armario

Darme cuenta de que soy LGTBAQ+

Darse cuenta de que eres una persona LGTBIAQ+ es un viaje íntimo y valiente. Es un proceso que implica una exploración profunda de la identidad y un desafío a las normas sociales establecidas. Desde una perspectiva psicológica, este proceso abarca emociones diversas y complejas así como la gestión de expectativas (personales, familiares, laborales y sociales) y la búsqueda de redes de apoyo.

Autodescubrirse como LGTBIAQ+

El viaje hacia descubrirse e identificarse como LGTBIAQ+ comienza con la reflexión y el cuestionamiento de la propia identidad. No encajar con los estándares sociales establecidos nos puede llevar a plantearnos nuestra identidad, orientación y expresión de género. Este proceso de cuestionamiento interno y externo genera mucha incertidumbre, miedo e inseguridad, pero también una gran sensación de libertad interna cuando sentimos que podemos ser quienes somos y relacionarnos con quien sintamos.

Miedo, ansiedad, rechazo, inseguridad…

Todas estas emociones suelen estar presentes en cualquier proceso de descubrimiento de las personas LGTBIAQ+. El miedo al rechazo y la ansiedad sobre cómo seremos percibidxs por otrxs son aspectos comunes de este proceso. El hecho de no encajar con lo que se espera de nosotrxs moviliza estas emociones que tenemos que ir gestionando y trabajando a lo largo de toda la vida. La psicología propone trabajar todas estas emociones a través de la autoafirmación positiva de la propia identidad, así como la construcción de una autoestima sólida, positiva y fuerte de quienes somos y la búsqueda de un apoyo emocional que nos proporcione ese sostén.

Expectativas Sociales

Las expectativas sociales y la presión cultural desempeñan, como comentábamos, un papel fundamental en todo este proceso. Es imprescindible cuestioonar y redefinir estas expectativas sociales y personales para vivir de una manera auténtica y desafiando estas normas que son rígidas y restrictivas. Como bien sabemos, vivimos en una sociedad cisheteropatriarcal (y blanca) que presupone a las personas su identidad (cis) y su orientación (heterosexual) dando a estas identidades un lugar de privilegio social por encima de las demás.

Apoyo social

Tener las redes de apoyo emocional básicas para emprender este viaje es fundamental ya que brinda el sostén que necesitamos para poder sentirnos menos solxs en el proceso. Estas redes pueden ser familiares, de amistades o pertenecientes a redes de apoyo del propio colectivo LGTBIQ+.

Capacidad de adaptación

Este proceso no es único, sino que forma parte de un proceso continuo en el que la identidad o la orientación puede variar a lo largo del tiempo. Para ello es necesario saber adaptarse a las nuevas situaciones, experiencias vitales y formas de ser y de sentir sin cerrarnos a ser de una determinada manera.

Respeto del propio Ritmo

Cada persona vive este proceso a su propio ritmo y por tanto es importante que se respete ese tiempo y espacio para compartir su identidad en el momento en que así lo sientan.

Terapia psicológica

El acompañamiento psicológico puede ser fundamental es este proceso de autodescubrimiento. Tener el sostén de un profesional expertx en género, identidad y con esta perspectiva feminista puede ser de gran ayuda para construir esta autoestima positiva desde las terapias de afirmación.

Acceso a la información

El acceso a información educativa sobre la diversidad sexual y de género puede ser de gran utilidad para entender los conceptos y desafíos a los que nos enfrentamos como personas LGTBIQ+. Tanto para las personas que lo viven como para aquellas que forman parte del entorno es imprescindible informarse y poder así fomentar la empatía y el apoyo.

Celebrar tu autenticidad

A medida que nos adentramos en este proceso, reconocer y celebrar nuestra identidad contribuye a tener un empoderamiento y autoafirmación de quienes somos.

Como comentábamos, conocer nuestra identidad o nuestra orientación es un proceso altamente personal y puede llevar su tiempo. No hay reglas estrictas o señales específicas, pero aquí te dejamos algunas consideraciones que podrían ayudarte a explorar y comprender tu identidad:

  1. Atracción emocional y/o sexual: considera hacia quiénes sientes atracción emocional y/o sexual. Reflexiona sobre tus experiencias y sentimientos hacia diferentes géneros.
  2. Exploración de la identidad: la autoexploración es clave. Pregúntate a ti mismx cómo te identificas y si alguna etiqueta (como gay, lesbiana, bisexual, pansexual, trans*, etc.) resuena contigo. Ten en cuenta que estas etiquetas son herramientas opcionales y que algunas personas pueden preferir no utilizar.
  3. Patrones de atracción a lo largo del tiempo: observa si hay patrones consistentes en tus atracciones a lo largo del tiempo. ¿Ha habido cambios en tus preferencias o han sido relativamente constantes?
  4. Comodidad con la identidad actual: evalúa tu comodidad con la identidad que has adoptado hasta ahora. ¿Te sientes auténticx y en paz con esta identidad, o sientes que hay algo más?
  5. Apertura a la Experiencia: estar abiertx a nuevas experiencias y a conocer personas de diferentes géneros puede ayudarte a comprender mejor tus propias preferencias y sentimientos.
  6. Conversaciones Reflexivas: hablar sobre tus sentimientos y experiencias con amigxs de confianza o, si te sientes cómodx, con profesionales de la salud mental, puede proporcionarte perspectivas valiosas.
  7. Educación sobre la Diversidad Sexual: informarte sobre la diversidad sexual y de género puede ser útil. Conocer las diferentes identidades y orientaciones sexuales te dará un contexto más amplio para explorar tu propia identidad.
  8. Respuesta a Estímulos Visuales o Emocionales: Presta atención a cómo reaccionas a estímulos visuales o emocionales relacionados con diferentes géneros. ¿Hay algún patrón en tus respuestas emocionales?
  9. Respeto a Tu Propio Tiempo: reconoce que este proceso puede llevar tiempo, y está bien si no tienes todas las respuestas de inmediato. La identidad y la orientación son fluidas y puede evolucionar a lo largo de la vida.
  10. Intuición Personal: confía en tu intuición y en cómo te sientes contigo mismx. La autenticidad y la aceptación personal son fundamentales en el proceso de comprenderte.

Recuerda que no hay una «respuesta correcta» a cómo hay que ser y cada persona experimenta su identidad y su orientación sexual de manera única. Lo que sientes es válido y lo más importante es que respetes tu tiempo y tu ritmo con independencia de las expectativas del entorno.

Y si te cuesta aceptarte o estas confusx y no sabes por dónde empezar en Quiero Psicología podemos ayudarte.

culpa-navideña

La culpa post navideña

Las fiestas navideñas están marcadas por reuniones familiares, de amigxs, regalos… y a menudo dejan un rastro emocional en su estela. La culpa es una emoción que puede ser más intensa durante estas fechas y se convierte para muchas personas en una carga después de estas celebraciones.

¿Cómo podemos abordar este sentimiento?

Evita juzgarte

Antes de sucumbir a la culpa, es esencial reflexionar sobre las experiencias navideñas sin emitir juicios contra nosotrxs. Analizar nuestras acciones y decisiones con empatía y comprensión es clave para romper ese ciclo en el que podemos vernos inmersxs tras estas fechas señaladas.

Toma conciencia de cuáles son tus desencadenantes

Identificar los desencadenantes específicos de tu culpa ya sea por excesos en la comida, gastos innecesarios o conflictos familiares, y comprender qué elementos contribuyen a e intensificar esta emoción nos permitirá abordarlos de manera más efectiva.

Acepta que son fechas complicadas y no podremos cumplir nuestra rutina

La perfección no puede ser un objetivo alcanzable especialmente durante las festividades. Aceptar que las fiestas navideñas no seguirán un guion ideal y que no pasa nada por estar unas semanas teniendo un ritmo de vida distinto al del resto del año.

Diálogo Interno Positivo

Cambiar nuestro diálogo interno y en lugar de centrarnos en lo negativo enfocarnos en lo positivo. Celebrar las conexiones significativas, los momentos alegres y las lecciones aprendidas durante estas semanas nos ayudará a que esta emoción rebaje su intensidad. Castigarnos a nosotrxs mismxs solo prolonga la culpa y dificulta la gestión de esta emoción.

Establecer Metas Realistas

Establecer metas realistas para estas fechas y anticiparnos a lo quepuede suceder en estas fechas nos ayudará a ser más tolerantes con lo que suceda y a evitar que, si esta emoción aparece, nos desborde emocionalmente. Considerar enfoques más equilibrados en términos de comida y gastos y establecer estas metas alcanzables fomenta nuestra sensación de control.

Contextualización de la Culpa

Es crucial que contextualicemos la culpa dentro de las complejidades emocionales postnavideñas. Las expectativas culturales y sociales, combinadas con las presiones autoimpuestas, pueden amplificar esta sensación con respecto a nosostrxs mismxs.

Comunicación con las personas que te rodean y apoyos significativos

Si la culpa está relacionada con conflictos familiares, podríamos considerar la posibilidad de abordar estos problemas mediante una comunicación abierta y respetuosa y quizá, así, resolver estos conflictos contribuiría a disminuir esta sensación de culpa durante y post festividades.

Prioriza tu autocuidado

Priorizar nuestro autocuidado para mitigar los efectos emocionales postnavideños es fundamental. El ejercicio físico, la meditación y las relaciones sociales de calidad pueden ayudar a restaurar el equilibrio emocional, la vuelta a la rutina de manera más amable y reducir la culpa.

Con todo ello, podemos decir que sentir culpa después de las navidades es una experiencia compartida pero cuyo manejo puede marcar la diferencia en la salud emocional de cada unx a largo plazo. Desde una perspectiva terapéutica, abordar la culpa postnavideña implica explorar patrones de pensamiento disfuncionales, fomentar la autocompasión y desarrollar habilidades para manejar el estrés.

Al abrazar la autocompasión, reflexionar sin juicio y establecer metas más realistas, podemos transformar la culpa en una oportunidad para el crecimiento personal o al menos gestionarla de una forma más equilibrada en la que no nos desborde.

La clave radica en conocernos a nosotrxs mismxs y saber cómo podemos anticiparnos a estas fechas sabiendo de qué manera nos afectan y poder así llevar las riendas, de la parte que nos toca, de lo que nos sucede. Y si no te ves capaz de hacerlo en Quiero Psicología podemos acompañarte.