familia-tóxica

¿Mi familia es tóxica?

No lo justifiques todo con un: “es que es mi madre.

Cuando se acercan las Navidades te sonará la típica escena donde hay un reencuentro familiar. Te toca compartir mesa, entrantes y conversación con esa tía que te genera tanta inquietud cuando te pregunta si ya tienes novio/a, o con tu abuelo que no tiene pelos en la lengua y dice lo que se le ocurre, o quizá sea tu prima increpándote sobre si sigues votando a los mismos. En definitiva, de una forma o de otra, te ves forzada a vivir determinadas escenas familiares que, muchas veces, no son del todo agradables. Pero una cosa es que tengas que lidiar con alguna que otra diferencia y otra es que se convierta en un verdadero tormento.

¿Cómo saber si tu familia es tóxica o son cosas típicas?

¿Te da miedo dar tu opinión?


Sientes que tu opinión no va a ser escuchada, tenida en cuenta e incluso que puede ser motivo de risa. “Ya está este diciendo tonterías”, cuando realmente para ti es importante lo que estás expresando y te gustaría que te escucharan y valoraran. Por otro lado, te das cuenta que las opiniones de otros miembros de tu familia sí son escuchadas con gran atención, por lo que puedes sentirte muy frustrado.

¿Sientes que eres invisible?


A veces piensas que tu presencia no se nota, que si no llegas a estar tampoco pasaría nada porque nadie te echaría de menos. Notas que no te preguntan cómo estás, cómo te está yendo en tu trabajo, si te está gustando la vida en esta nueva ciudad, etc. Pasas desapercibido y tienes la sensación de que no le importas a nadie y eso hace que te sientas solo.

¿Sientes que no puedes ser tú mismo?


Comportarte y expresarte como tú eres no está bien visto dentro de tu dinámica familiar, sientes que no encajas porque hay determinadas cosas que no terminan de gustar en tu casa, por ejemplo, el nuevo piercing que te has hecho, tus opiniones políticas, tu pareja, tu nuevo corte de pelo, etc. Recibes críticas indirectas relacionadas con aspectos de cómo eres y sientes que no te terminan de aceptar.

¿Nada de lo que haces es suficiente?


Todo lo que haces es insuficiente, si has sacado buenas notas podrían ser mejores (como las de tu primo), si te has sacado el carnet de conducir eres un peligro en la carretera, si has hecho un nuevo amigo seguro que opinan que es tonto, si tienes una nueva pareja lo que busca es engañarte. Ninguna de las cosas normales por las que la gente recibiría aprobación son bien vistas en tu familia, siempre podrías hacerlo mejor.

Cuidado, que no sea que…


Otra manera de maltratar es sobreproteger al extremo, algo que en las familias y en general no se ha visto como tóxico y muchas veces se ha visto como un “bueno es que es madre / padre, es que se preocupa”, pero hay una gran diferencia entre preocuparse y tratar a la persona como si fuera de cristal o inútil. Ejemplos de esta sobreprotección sería: no dejarte salir, no permitir que estudies una cosa porque eso es una tontería, no dejar que vayas solo, evitar que hagas cosas que tendrías que hacer por ti mismo porque “pobrecito”…

Y si mi familia es así ¿qué hago?

No hay mayor verdad que la que dice que la familia no se elige pero sí puedes empezar a elegir dónde poner tus límites. Quizá sea el momento de que empieces a hablar de cómo te sientes cuando estás con ellos, de que entiendas que no eres tú la que genera incomodidad, que tú puedes ser como tú elijas, que son ellos los que no te están escuchando, entendiendo y aceptando.


La idea de lo que debe ser una familia viene, en parte, definida por el sistema cultural y educacional en el que has crecido. “La familia lo es todo, como te quiere tu familia no te va a querer nadie, tu familia es la que nunca te va a fallar, tu familia estará ahí pase lo que pase”. Esto puede hacer que el mero hecho de plantearte poner límites con tu familia te cueste mucho, te puede generar culpa porque va en contra de lo que se considera “lo normal”. Todos estos años atrás te has podido sentir incomprendido ya que es difícil entender por qué te sientes así.


Por eso, si estás harto de esa situación y quieres empezar a vivir distinto, en Quiero Psicología tenemos la formación necesaria para entender lo que te está sucediendo y empezar a trabajar contigo en tus límites, tu culpa y tu autoestima ¿Vienes y nos cuentas? Contacta aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta