depresión y covid

Salud mental y COVID

Llevamos un año de pandemia.

Se dice pronto. 12 meses en los que la vida se ha agitado y ha cambiado.

Un año lleno de incertidumbres. De sensación de no controlar nada. Plagado de desconocimiento y desconfianza.

12 meses en los que la forma de relacionarnos, con nuestras amistades o nuestra familia, ha sido completamente diferente.

Todo está limitado y marcado por normas que intentamos cumplir por el bien de nuestra salud física.

Medidas orientadas a erradicar lo antes posible este virus que nos ha cambiado la vida y la forma de verla.

Hemos incluido en nuestro vocabulario conceptos como: confinamiento domiciliario o perimetral; toque de queda; mascarillas; hidrogel…

Palabras que hasta hace un año usábamos en contextos muy concretos y en contadas ocasiones.

Conceptos que ahora nos acompañan mientras tomamos café por las mañanas para ir a trabajar a la habitación de al lado.

Teletrabajo, otro palabro pandémico.

Cuerpo y mente.

Estamos atentos a los síntomas físicos del COVID-19. Prestamos incluso demasiada atención, para que, ante la más mínima duda, podamos tomar las medidas necesarias para no contagiar a nadie de nuestro entorno.

Pero, el COVID-19 no sólo está afectando a las personas que lo padecen

Hay otros síntomas que muestran aquellas personas que se sienten aisladas debido a los confinamientos, a la reducción y modificación de las interacciones sociales y familiares.

Personas que están en duelo permanente por la pérdida de un ser querido al que no han podido despedir tal y como ellos hubiesen querido.

Gente que está inmersa en una situación de estrés constante por la reducción de su sueldo o la pérdida de su trabajo o negocio.

Todo esto, está provocando que aparezcan o se agraven los problemas en la salud mental.

Tenemos datos. Muchos datos.

Datos que se confirman cuando lees noticias como que durante el 2020 se duplicaron las llamadas recibidas en el Teléfono de la Esperanza.

O que 2500 de ellas se produjeron en el transcurso de un intento de suicidio.

Cifras que hacen que nos planteemos si nos damos cuenta de las consecuencias que puede tener no atender a los signos que nos indican que nuestra salud mental se está viendo afectada.

No solemos prestar atención a estas señales, principalmente porque no sabemos cuáles son.

Los síntomas de que he cogido el COVID, me los sé de carrerilla.

Los signos de si tengo ansiedad, estrés o si me estoy deprimiendo, los desconozco y, a veces, hasta los ignoro.

Muchos de nosotros no sabemos que cosas son “normales” y cuáles no lo son cuando hablamos de salud mental.

Lamentablemente, tenemos unas ideas muy estereotipadas sobre lo que son la depresión o la ansiedad.

Entonces, ¿qué es padecer depresión?

Estrictamente hablando, la depresión es un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por una profunda tristeza y por la disminución e inhibición de otras características afectivas y psicológicas.

Tan pronto oímos la palabra “depresión”, imaginamos a una persona que tiene el ánimo muy bajo o que no tiene motivación por hacer nada.

Puede que creamos que no se molesta ni en hacer cosas tan básicas como tareas de autocuidado e higiene.

Quizás la veamos todo el día tirada en la cama, la mayor parte del tiempo llorando y triste.

Y es cierto, hay personas que muestran estas características cuando están deprimidas, pero hay muchas más, no sólo estas.

Síntomas de depresión.

Como hemos visto, la tristeza profunda es uno de los síntomas más característicos de las personas que padecen depresión.

Puede suceder que esa tristeza no aparezca en estado puro y se esconda tras una irritabilidad constante.

También se puede experimentar una sensación de vacío o incluso nerviosismo y ansiedad.

Se repite de forma recurrente la idea de que nada va a cambiar. Una sensación de inmovilidad o permanencia.

Pensar que, hagas lo que hagas, todo va a seguir igual, inamovible, lo que genera sentimientos de desesperanza.

En ocasiones puede surgir la desmotivación y la apatía.

Cualquier tarea diaria supone un esfuerzo que, en muchas ocasiones, no es posible afrontar. La desesperanza de la que acabamos de hablar y el “para qué molestarme” asoman de forma constante en la mente.

Otra característica que podemos observar es la dificultad para mantener la atención y la concentración.

La mente está ocupada en pensamientos recurrentes sobre el pasado, siempre con connotaciones negativas, lo que hace que el presente y el futuro parezcan mucho más negros.

Están siempre presentes la autocrítica, la culpabilidad, la vergüenza por sentirse así.

Las conductas de evitación o huida de situaciones son habituales precisamente por esto.

La persona cree que será incapaz de realizar lo que se le ha encomendado o que lo hará mal.

Prefiere no enfrentarse a la situación, confirmando su creencia de poca valía y aumentando su malestar.

Esto hace que, en ocasiones, se muestren dependientes de otras personas: necesitan que otros actúen por ellas, que decidan por ellas porque siempre lo van a hacer mal.

La depresión también afecta físicamente.

Alteraciones del sueño como insomnio o necesidad extrema de dormir; molestias corporales; dolores de cabeza; nauseas; vómitos; disminución del apetito o ganas constantes de comer; perdida del deseo sexual, son síntomas físicos que se pueden sumar a los psicológicos o darse de forma independiente.

Algunos de estos síntomas podemos experimentarlos sin llegar a estar deprimidos, lo que hace que nos cueste identificarlos como propios de la depresión.

La forma de identificar si se trata de una depresión o de síntomas o momentos puntuales es estando atentos.

Cuando varios de estos síntomas se dan al mismo tiempo y se mantienen de forma continuada, pueden ser los indicadores de que se está entrando en una depresión.

Reconocer que se está deprimido o deprimida.

No te avergüenzas cuando dices que estás pensando en acudir a un fisioterapeuta a tratarte una contractura.

Tampoco si vas al dentista o el oculista. Sientes que algo no va bien, que no es como antes y acudes al experto a que te ayude y oriente.

Padecer depresión o cualquier otra cuestión asociada a tu salud mental no es ser más débil o menos valioso.

La salud mental y su cuidado son tan importantes como la salud física y el suyo.

Normalizar la necesidad de cuidar tu salud mental es fundamental. Todos somos susceptibles de necesitar alguna vez acudir a terapia psicológica.

Y está bien.

No es necesario esperar a presentar un montón de síntomas para ponerte en manos de una persona experta en el cuidado de la mente.

Si sientes malestar, ansiedad, nerviosismo o cualquiera de los síntomas que hemos descrito, préstales atención.

No los niegues ni los ocultes, no les restes importancia. Es como te sientes y es real, no te lo estás inventando.

Háblalo con tu entorno cercano, expresa como te sientes, pide que te acompañen en el proceso y acude a Quiero Psicología para afrontar la situación de la mano de una experta.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta