Propósitos-Dietas

Cuidado con los propósitos de septiembre

Se termina el verano y con él los días de playa, piscina, chiringuito, paseos por la montaña, viajes… se acaba una etapa de disfrute y comienza otra más rutinaria y repleta de objetivos, hablamos de los típicos propósitos de septiembre.

Y es que el verano es una época para descansar, hacemos más planes sociales, nos salimos más de nuestra rutina, bebemos más alcohol, comemos más veces fuera de casa, hacemos menos ejercicio físico y cuando nos volvemos a subir a la báscula, el número ha aumentado (aunque sabemos que no se engorda de un día para otro y que el hecho de comer alimentos con un alto contenido de sodio, como son muchos ultraprocesados, hace que retengamos más líquidos y por lo tanto que ese aumento en la báscula, no se traduzca en un aumento de peso real) y es entonces cuando nuestras búsquedas en Google son: “Como perder 5 kilos en una semana”.

No podemos tolerar haber subido 3 kilos en todo el verano (puesto que vivimos en un sistema completamente gordófobo) y haremos cualquier cosa para bajarlos. Desde apuntarnos al gimnasio con el único objetivo de bajar esos “kilos de más”, en lugar de para estar más activas y saludables, hasta seguir las típicas dietas milagrosas, que ponen en riesgo nuestra salud.

  • Dietas de 500kcal que generan un gran efecto rebote, lo que provocaría que aumentase nuestra ansiedad y que entremos en un peligroso circulo vicioso, por no hablar de la insuficiencia de nutrientes que nos aportan.
  • Dietas de un solo alimento, como la de la sopa o la alcachofa. Si la anterior no nos aportaba los nutrientes y las vitaminas que nuestro cuerpo necesita, no nos pararemos a hablar de lo que este tipo de alimentación puede llegar a ocasionar a nuestro organismo.
  • Dietas “anti hidratos”, se basan en verduras y pollo/pescado al vapor. Eliminando la fibra, los minerales y las vitaminas de las legumbres o las frutas.
  • Dietas cetogénicas, al igual que la anterior, se eliminan los hidratos de carbono y nuestra alimentación se basa en cantidades desmesuradas de proteínas y grasas. El cuerpo entra en un proceso metabólico llamado cetosis, es decir, el organismo obtiene energía a través de las grasas. Este tipo de dieta produce entre otras cosas desregulaciones hormonales y problemas renales y hepáticos.

Sabemos el peso que tiene a la hora de desarrollar un problema de la conducta alimentaria, el hecho de llevar a cabo estas prácticas tan rígidas e insostenibles. Por lo tanto, podríamos cambiar el foco en nuestros propósitos de septiembre.

Llevar una alimentación más consciente, sin la prohibición de grupos o de alimentos, para nutrirnos adecuadamente, practicar un deporte que nos guste, para sentirnos más activas y dormir mejor, apuntarnos a esa actividad que nos llamaba la atención, disfrutar de planes más tranquilos como la lectura o el cine, retomar ese idioma que dejamos a medias, seguir mirando ofertas laborales para mejorar nuestras condiciones.

En definitiva, propósitos realistas y alcanzables a corto plazo, que nos aporten emociones agradables y enfocados en otros aspectos que no sea solamente nuestra imagen corporal, en Quiero Psicología estaremos encantadas de ayudarte a llevar una vida más saludable.

redes-sociales

¿Quieres una relación sana con las redes sociales?

Hoy, tener redes sociales o plataformas forma parte de nuestro día a día, es poco probable que solo tengas una aplicación de ellas en tu móvil, y todavía menos probable que no abras ninguna de esas aplicaciones al menos dos veces al día, por el motivo que sea, e incluso de forma inconsciente: TikTok, Instagram, Facebook, Snapchat, Reddit, Twitter, incluso WhatsApp tiene la opción de publicar estados…

Todo ello hace que pasemos una cantidad asombrosa del tiempo con el móvil (u ordenador para los cómodos) y con nuestra atención dividida. Para muchos, la señal de alarma es ver su vida afectada por llevar un tiempo indefinido “scrolleando” de manera pasiva a través de miles de vídeos y contenido vacío: llegar tarde a lugares cuando no estabas haciendo nada, dormir pocas horas porque miraste el móvil en la cama, quedarte sin batería después de horas “distrayéndote”. Para otros muchos, es la ansiedad que aparece cuando no se utilizan esas aplicaciones, o peor todavía, cuando consultarlas también lleva a sentir ansiedad (el ejemplo de personas que necesitan saber quién le ha dado a “me gusta” o ha comentado sus publicaciones de forma constante). Esto se complica todavía más si utilizas alguna de estas redes para tu trabajo o estar al tanto de las noticias relevantes para ti.

Irónicamente, todas esas plataformas que pretendían acercarnos a personas o ideas parecen alejarnos de una vida consciente y de los nuestros. Pero, no es tarde para hacerlo, aquí te daremos unos consejos para tener una relación más sana con las redes sociales.

1. Limita tu tiempo de redes sociales.

No hay que aislarse, pero es bueno que seas consciente del tiempo que pasas en las redes y que sea un tiempo decidido por tí.

Puedes ver cuánto tiempo pasas en las redes sociales en las propias aplicaciones como Instagram o en los ajustes de tu móvil, esto te dará una idea de tu uso. Además, todos los móviles hoy en día tienen un función para limitar el acceso a éstas (control parental): según se acabe ese tiempo, el móvil suele avisarte y la aplicación te aparece en gris o inactiva. Puedes posponerlo, claro que sí, ningún remedio que pongas es para siempre, pero serás al menos consciente de que estás rebasando el límite que pusiste.

También puedes dedicar un tiempo a entretenerte “pasivamente”, pero de una manera controlada, ponte una alarma cuando te dispongas a hacerlo para no pasarte de esos tiempos y evitar que impacte en tus rutinas o planes.

2. Desconecta.

Tomarse un tiempo sin redes sociales es una opción más drástica, pero totalmente válida, especialmente en épocas o períodos más estresantes.

Desinstala la aplicación que detectes que te aporta menos. Puede que, al principio, te encuentres desbloqueando tu móvil para abrir una aplicación que ya no está instalada (en el lugar donde la solías tener) de forma inconsciente; o que sientas frustración al “aburrirte”, pero desarrollar tolerancia al aburrimiento y aprender a parar pueden ser muy útiles. Recuerda que siempre puedes volver a instalarla.

También puedes invertir en actividades que sean incompatibles con el móvil o dejar conscientemente el teléfono fuera de tu alcance, por ejemplo, actividades deportivas o dejar el móvil en un otra habitación mientras lees. No es tu responsabilidad estar disponible y al tanto de cada publicación que tus contactos compartan.

3. Cuidado con dejarte absorber por el mundo virtual.

Muchas personas tienen un entorno social que puede basarse casi exclusivamente en contactos online o un entorno laboral que depende de las redes sociales, esto tiene un cierto riesgo, si se quiere desconectar. Es importante poder valorar para qué quieres usar qué red social y podes buscar alternativas para seguir conectado con las personas. Si tu trabajo depende de las redes sociales, busca también diferenciar tiempo de trabajo y tiempo personal: por ejemplo, tener un teléfono diferente para tu trabajo, o una cuenta diferente de Instagram para tu empresa, cuyos seguidores estén más estrechamente relacionados con tu trabajo y no mezclar conversaciones amistosas con posibles clientes.

Además, recuerda que el mundo virtual no es un reflejo de la realidad: Las personas publican un contenido específico, con lo que compararte con éste, es realmente compararte con la parte de su vida que deciden presentar y de la forma en la que la presentan. No te dejes llevar por imágenes y comparaciones, porque pueden no ser acertadas. Otro problema es el miedo a la crítica, a la orden del día están los haters, trolls y “las cancelaciones”. El mundo virtual tiene muchas posibilidades, pero abrirte a todas ellas, puede exponerte a comentarios despectivos, odio y una crítica masiva. Sé compasivo contigo mismo, aunque puedas equivocarte en ciertos aspectos, siempre habrá alguien que no esté de acuerdo contigo o pueda hacer comentario dañinos, esto no tiene por qué ver con tu valía o tus valores. Intenta valorar las críticas que puedan ser constructivas y no enzarzarte en discusiones sin salida.

Si aplicas estos consejos, todavía experimentas dificultades o malestar para tener una relación sana con las redes sociales, puede que éstas estén detonando otros problemas relacionales o de autoestima que puedas tener ya anteriormente. Desde el equipo de Quiero Psicología, estaremos encantadas de ayudarte.

Gordofobia

Gordofobia en el sistema sanitario

Antes de meternos de lleno en el meollo del asunto, vamos a definir este término que se ha empezado a escuchar en los últimos años. Y como ya os podéis imaginar

La gordofobia es el odio, el rechazo, la discriminación y un largo etcétera que sufren las personas gordas por el simple hecho de estarlo.  

El bullying a la niña gorda de la clase, las críticas a la adolescente gorda por parte de sus amigas con cuerpos más normativos y por supuesto el rechazo o la indiferencia de los chicos a nivel sexoafectivo (porque aunque no estemos hablando de personas heterosexuales, todas sabemos que es lo que “te tiene” que gustar), el rechazo por parte de las empresas a la hora de acceder al mercado laboral, los comentarios de hate en redes sociales por el simple hecho de subir una foto comiendo una hamburguesa.

las ridiculizaciones de unos hombres a otros por haber tenido relaciones sexuales con una mujer gorda, las dificultades para encontrar ropa de su talla, las miradas y los cuchicheos en piscinas y playas, la incredulidad de que una mujer gorda esté con un hombre con un cuerpo normativo, la preocupación de todo el mundo por tu estado de salud, el acoso que reciben en la calle etc.

Todas estas situaciones tienen que vivir las personas gordas por el simple hecho de estarlo, sin que haya ninguna variable más por medio.

Podríamos pensar que cuando acudimos a cualquier profesional de la salud (profesiones vocacionales, que requieren de tantos años de formación) lo que va a hacer es eso, velar por nuestra salud, sin embargo, nos encontramos con innumerables situaciones de gordofobia en la consulta. Profesionales, que deberían de saber cómo afecta el estrés y la ansiedad que generan los comentarios despectivos, las ridiculizaciones y las infravaloraciones de nuestras quejas, en la salud física (presión arterial alta, insuficiencia cardiaca, diabetes, problemas hormonales, problemas dermatológicos, problemas digestivos) y por supuesto a la salud mental, que deberían saber que un cuerpo no normativo no tiene por qué estar relacionado con enfermedad y que puede haber salud en todas las tallas.

  • Carolina, mujer de 38 años que acudió en cinco ocasiones al hospital, a consecuencia de un fuerte dolor abdominal, pérdida del periodo y subida repentina de peso. Estaba EMBARAZADA, y hasta el momento de parto no se le realizó una prueba de embarazo, el único tratamiento que le dieron fue hacer dieta. No fue hasta la quinta visita al hospital cuando se la ingresó con pronóstico grave ya que tenía dos coágulos en la cabeza y demás complicaciones producidas por el parto.
  • Miguel de 43 años, acudió al médico de cabecera con dolores en la zona del tórax y dificultad para respirar, el médico le dijo que si no era Covid-19 era por estar gordo y que adelgazase. Sufría una EMBOLIA PULMONAR.

Estos son solo dos ejemplos de los tantos que hay, en atención primaria, en especialistas digestivos, ginecológicos o traumatología. Acudir al médico por dolores menstruales y que te digan que tienes que adelgazar sabiendo que nada tiene que ver con el motivo de consulta. Produciendo, por una parte, el infra diagnóstico por la vergüenza que nos ocasiona acudir a una cita médica y por la falta de pruebas que se les realizan a las personas gordas. Llegando a pensar que tienes un problema de salud y que tu cuerpo tiene algo malo y que tiene que ser cambiado a cualquier coste.

No debería ser tan difícil encontrar un profesional que te trate con lo mínimo que todas las personas se merecen: respeto

Estaremos encantados en ayudarte desde el equipo de Quiero Psicología.

factores-fertilidad

Fertilidad: creencias y emociones asociadas

Tener hijos parece ser uno de los hitos vitales más normalizados e instaurados socialmente, especialmente si resulta que tienes un aparato sexual femenino. Sea una meta internalizada o un deseo que se tiene, muchas personas tienen dificultades en cada paso del proceso; desde la decisión, pasando por la concepción y hasta la crianza de los hijos. Uno de los momentos que suelen crear más emociones desagradables como son la ansiedad, la frustración o la tristeza es la concepción. Este momento que implica una gran inversión física y psicológica está plagado de muchas creencias erróneas que suponen un gran impacto emocional, y que exploraremos a continuación.

“Un embarazo es fácil de conseguir”:

Esto es una creencia falsa, en la que se generaliza, simplifica e idealiza un proceso tan complejo que, literalmente, nos da la vida. Un embarazo depende de muchos factores y condiciones, y es diferente para cada persona, no podemos basarnos en tópicos y apariencias muy edulcoradas en las redes sociales y círculos cercanos. Cuando una persona quiere tener hijos biológicos, parece evidente que los demás lo consiguen con facilidad y uno mismo, no.

No olvidemos el poder de dos fenómenos psicológicos: la atención selectiva, es decir la capacidad para centrar nuestra atención en un estímulo especifico y “dejar fuera” los demás (por ejemplo, si buscamos un embarazo, ya solo vemos personas embarazadas por todas partes); y el sesgo de confirmación, que es un prejuicio de pensamiento, mediante el cual se busca información que confirma lo que pensamos (por ejemplo, “los demás lo consiguen antes que yo” porque me fijo solo en las personas que tienen embarazos avanzados – sin saber cuántas personas podrían estar en el proceso o en un embarazo muy temprano).

“No puedo hablarlo con nadie”:

A lo anterior, se le añade que no es sencillo abrirse ante los demás sobre el proceso de fecundación, y muchas veces, después de conseguir el embarazo, muchas personas prefieren dejar atrás el doloroso proceso.

Por ello, se suele desconocer el número real de personas que tienen dificultades con la fecundación, pero cada vez más personas recurren a tratamientos de reproducción asistida como Fecundación in Vitro, ovodonación, etc. Es muy positivo tener apoyo psicológico durante el proceso y contar con un grupo de apoyo que pueda estar pasando o haya pasado por una situación similar. 

También es importante poner límites: si no quieres que te pregunten, quieres compartir el proceso solo con unas personas que elijas, estás en tu pleno derecho.

“Cuando me relaje/menos lo espere, me quedaré embarazada”:

Es cierto que un nivel de estrés muy elevado puede influir en la ovulación por un desajuste hormonal, pero este tipo de frases aumentan la sensación de culpa o responsabilidad, siendo el estrés una emoción ocasionalmente inevitable. Es bueno continuar con nuestros hábitos y otras metas que tengamos para mantener nuestro estado de ánimo y tranquilidad: podemos cuidarnos a nosotros y nuestras relaciones, favorecer el proceso con una buena alimentación y ejercicio, etc., pero no podemos paralizar toda nuestra vida, ya que eso ejerce mucha más presión y estrés, de no ser tan fácil como esperábamos.

“Yo soy el problema”:

La frustración en un proceso de fecundación suele llevar a sentimientos de inseguridad y culpa, especialmente en la persona que pretende embarazarse. Es un proceso que ya hemos descrito como sensible y muy complejo.

La realidad es que, en casos de infertilidad, se achacan el 40% de los casos al factor masculino, otro 40% al factor femenino, un 10% de casos se debe a factores combinados de ambos y el 10% restante a causas desconocidas. No podemos negar la realidad biológica en la que la reserva ovárica se reduce a partir de los 35 años, pero las condiciones de los espermatozoides también pueden verse afectados.

No se trata de buscar responsables, sino de poder explorar causas para elegir el método más efectivo para lo que esté sucediendo.

Una consulta a un especialista, donde se puedan explorar todos los factores, es esencial cuando las dificultades se estén dando, para poder también romper mitos como “cuantas más relaciones sexuales mejor” o “esta postura asegura el embarazo”. Se recomienda que esa consulta pueda hacerse después de un período de 6 meses o un año de intentos, según la edad de la mujer.

Si te encuentras con dificultades, antes, durante o después de este proceso, en Quiero Psicología, estaremos encantadas de acompañarte y apoyarte con las herramientas que necesites.

por-que-tengo-ansiedad

¿Por qué tengo ansiedad?

Muchísimas veces oímos en consulta esta duda con mucha sorpresa por parte de nuestro paciente

¿Pero por qué me da la ansiedad cuando estoy más relajado? ¡No entiendo nada! A lo mejor he pasado un día ajetreado, hasta he discutido, me ha pasado de todo y no notaba nada de ansiedad. Y llego a casa, me pongo una serie, me relajo en el sofá y ¡zasca!

Otra de las preguntas que sigue a esta es: ¿y por qué ese momento y no otro?

Pero yo voy a ir contestando una a una otras preguntas que te irán aclarando qué puede ocurrirte.

Primero ¿por qué tengo ansiedad?

La ansiedad, al contrario de lo que la persona que la vive está sintiendo, no ha venido para matarte. Ha venido para decirte que hay algo mal en tu vida que deberías cambiar. Pero lo hace en forma de alerta «mortal». Vamos, que te hace buscar un peligro inminente y horrible, puede ser desde que te haga rebuscar el error terrible que has podido cometer con el comentario que hiciste esta mañana en el trabajo hasta que interprete que el dolor del pecho es un infarto que te va a matar, cada uno busca su «peligro mortal» en una cosa distinta, que a veces puede tener relación con el origen de su ansiedad, o no, simplemente esa explicación pasaba por allí y venía al pelo. ¿Cuánta gente en pandemia no ha focalizado su ansiedad en que se iba a morir de COVID (él mismo o alguien que quería) hasta convertirse en obsesión?

¿Entonces para qué ha venido?

Contestar a esta pregunta certeramente en tu caso particular es difícil, suele requerir un proceso de terapia y de análisis para saber qué te ha pasado exclusivamente a ti, pero te voy a dar una serie de «pistas» que pueden hacerte reflexionar sobre cuál podría ser la posible causa. Aquí te dejo algunas de las más clásicas:

-Me puede estar indicando problemas en mis relaciones.

No es extraño que al empezar un proceso de terapia una persona se de cuenta de que tiene relaciones que no le convienen en su entorno. La pareja suele ser una de la principales razones. Muchas veces detrás de la ansiedad hay una relación que no nos conviene. En los casos más extremos directamente un maltrato, lo que causa un estrés crónico en forma de alerta continua.

Una manera muy frecuente de presentarse la ansiedad en estos casos es que la persona mira y revisa qué va a decir, siempre piensa que va a cagarla y es que muchas veces sí que recibe muy malas respuestas de su entorno.

Así que una de las primeras cosas que te podrías responder es: ¿estoy bien con las personas en mi entorno?¿Alguien me hace estar alerta?¿me siento tranquilo con mis relaciones? esto se extiende a la familia y el trabajo ¿no me siento presionado por nadie?¿no siento que defraudo a nadie?

-Me puede alertar de problemas en mi autoestima.

La mayoría de personas te dirán que su autoestima de base ya no era muy buena (este mundo no se ha enfocado en construir buenas autoestimas, sino personas productivas), pero quizá por muchos eventos (relaciones tóxicas, presiones en el trabajo, en la familia, etc) tienes la autoestima bajo mínimos y no paras de hablarte negativo, de pensar que todo va a salir terrible, y que te centres en castigarte.

Una de las «top ten» es el no sentirse suficiente. Que sientas que no llegues a los estándares que «deberías» haber llegado. Que a tu edad ya deberías tener un trabajo estable, o una casa, o independencia económica, o a una pareja. O incluso que tu entorno te lo remarque (a veces ni directamente pero sí porque ellos lo tienen), eso te hace esforzarte tanto en conseguirlo que acabas desquiciado porque no puedes controlarlo todo. Esta se relaciona con la siguiente.

-Quizá ha venido a decirme que he perdido el control.

Muchas veces expreso en consulta que la ansiedad es una metáfora que te hace perder el control para que te des cuenta de que lo has perdido en otro espacio de tu vida. Puede ser como he dicho antes porque las relaciones, las presiones del trabajo te dominen, porque sientas que tu vida no es lo que debería, etc…

Pero un hecho significativo que puede ocurrir es que hayas desarrollado obsesiones, mandatos, que «compensan» esa pérdida de control, y esas mismas obsesiones te hagan perder más el control. Por ejemplo te has exigido ser perfecta y no puedes no sacar un 10 en un examen y eso te hace generarte una ansiedad tremenda en exámenes. O te has exigido estar para todo el mundo, para que no te abandonen y no defraudarlos y ahora ya nunca estás para ti. O te has centrado en una actividad que sí controlas como comprobar si la puerta está cerrada y cada vez te estás obsesionando con eso. O tienes miedo a tus sensaciones corporales y para controlarlas te monitorizas continuamente y te des cuenta de hasta el más mínimo calambre lo que hace que pierdas aún más el control.

-Te señala el miedo a la pérdida.

Unos de los miedos primigenios del ser humano, uno con los que venimos programados desde pequeños como buenos mamíferos es que no podemos perder a nuestros vínculo principales. Con lo cuál es una de las razones más probables cuando alguien experimenta una gran ansiedad.

Puede ser que que pienses que en realidad no has perdido ahora justo a alguien, ni está cercano, pero no es tan literal. Quizá sí que tuviste miedo a perderlos o los perdiste en otro momento (una pareja que te dejó sin explicaciones, una familiar que estuvo muy enfermo o casi se murió, la vejez de tus padres…). Y aquí hay otro clásico: que tú mismo estuvieras a punto de morir (por una catástrofe, un accidente, una enfermedad). Sí, la muerte es otro «miedo a perder a los que queremos».

Esto puede que te generara o genera un miedo muy fuerte que te obliga a estar en alerta, seas consciente o no, y es un clásico (aunque con ansiedades muy fuertes siempre lo es, no sólo por esto) que te cause una hipocondría o un miedo a morir muy fuerte u obsesiones con la muerte.

-Puede estar causada por una acumulación de traumas o por uno gordo que enterré hace mucho.

En realidad todo lo señalado anteriormente son traumas, pero quizá ni has sido ni consciente de la acumulación de ellos. Por ejemplo, tu tía enfermó de COVID y casi muere, tu madre tuvo un accidente con el coche y pasaron horas hasta que supiste que no le pasó nada, te echaron del trabajo aunque luego conseguiste otro, tu novio te dejó por otra pero tú ya sabías que era un cabrón… Y todo esto en un año. A lo mejor tienes todo eso ahí y ni lo has pensado, ni lo has procesado, ni lo has llorado, ni sabes cómo puso en alerta a tu cuerpo porque aunque racionalmente todos quedaron en un «susto» tu cuerpo se preparó para ellos y ahora busca la siguiente alerta.

Haz un repaso ¿qué ha pasado en tus últimos años de vida? lo mismo piensas «Ostras viendo todo esto junto lo mismo sí tengo razones para tener ansiedad».

Otra causa aquí puede ser que no sea una trauma ni demasiado actual, sino uno antiguo, uno gordo que se enterró hace un tiempo. Señales de esto serían que tienes una época de tu vida más borrada, que te da rabia cuando te señalan una época («¡NO A MI ESO NO ME AFECTÓ NADA, NI ES UN TRAUMA!»), que ahora hay cosas actuales que te pueden refrescar el trauma (por ejemplo tu pareja de maltrató y ahora por primera vez desde entonces vuelves a tener pareja), o que hay alguna época o tema en tu vida que no puedes ni pensar porque del terror que te da inmediatamente cambias de tema.

Los traumas a veces pueden ser complicados y son una de las causas más frecuentes de que aunque te hayas leído el artículo y te haya resonado algo puede que sigas sin aclarar qué narices te puede estar pasando a ti. Por ello se necesita muchas veces de una mano experta que analice tu caso de manera pormenorizada.

Y respondiendo a la última pregunta ¿por qué me da la ansiedad cuando estoy más tranquilo?

Por que en realidad la ansiedad está siempre ahí, pero mientras la mantienes «ocupada» o tienes activada tu mente racional parece que está bajo control. Pero no lo está. Espera a tener su momento para volver a recalcarte la necesidad de que hagas algo. Seguro que lo pospones, pensando que ya se te pasará, pero no. Saltará en otro momento, y si no le haces caso parece que se agrava y cada vez va inundando más y más tu vida. No lo dejes pendiente. Averigua lo que te ocurre. Y si quieres que nosotras seamos la mano experta que te acompañe estaremos encantadas.

Problemas-peso

¿Por qué estoy tan a disgusto con mi cuerpo?

Antes de nada, vamos a aclarar algunos conceptos que todas tenemos en mente y que podemos utilizar asiduamente pero que quizás se entremezclen entre sí.

Para empezar, la imagen corporal es la representación del cuerpo que cada una de nosotras construimos en nuestra mente. La imagen corporal cuenta con una serie de componentes tanto perceptuales, que hacen referencia a la precisión para percibir aspectos como el peso, el tamaño o la forma; cognitivos, actitudes, pensamientos y valoraciones de partes del cuerpo y, además, conductuales, es decir aquellos comportamientos que se derivan de los otros dos componentes anteriores. Podemos exhibir nuestro cuerpo, evitar situaciones o contextos donde sea más visible, como por ejemplo playas o piscinas, comprobaciones recurrentes de nuestra imagen en un espejo, pesarnos varias veces al día…

Y aquí es donde entra en juego la insatisfacción corporal, que sería la discrepancia entre esa imagen corporal que percibimos nosotras mismas y la imagen corporal que consideramos ideal. Este constructo surge en la pubertad (cambios físicos que hacen que se llegue a la etapa de maduración sexual) y la adolescencia (cambios psicosociales que tienen como objetivo llegar al pensamiento adulto).

¿De dónde vienen todas estas discrepancias entre lo que tenemos y lo que nos gustaría tener?

Esto se debe a muchos factores, pero uno de ellos es claramente el canon de belleza que nos han transmitido los medios de comunicación y que no es más que un estereotipo que nos empuja hacia la idealización de una belleza que parece ficticia en la gran mayoría de las veces, y no representa una vida saludable en la gran mayoría de sus casos.

Muchas de nosotras hemos vivido la década de los 90 y los 2000, en la que colgábamos poster y forrábamos nuestras carpetas (y si no nosotras, nuestras hermanas mayores) con fotos de Paris Hilton, Lindsay Lohan, Avril Lavigne o Mia Colucci entre otras. Chicas estilizadas, esbeltas y algunas de ellas excesivamente delgadas que podían utilizar los vaqueros de tiro bajo y la camiseta de tirantes de lycra sin miedo a que les saliera un ápice de grasa. Por no hablar de lo que en esos años se consideraba la gorda de la serie/película, pista: una persona como la inmensa mayoría de nosotras que, por supuesto sólo puede ocupar el papel de amiga graciosa o con problemas, de la chica espectacular que tiene el papel protagonista.

Actualmente los cánones de belleza han cambiado y si en los 90 y principios de los 2000 ya era complicado por no decir casi imposible, conseguir esos cuerpos de una forma natural y saludable, ahora llegan las Kardashian y con ellas los cuerpos plurioperados.

Se pretende tener un culo y unos pechos enormes pero una cintura estrecha y unas piernas y brazos totalmente tonificados, además de los labios inflados y los pómulos y la nariz retocados. Cuerpos operados que cada día vemos en redes sociales (por no mencionar los filtros que te transforman la cara por completo) relacionados directamente con vidas idílicas y un estatus socioeconómico alto, lo que hace que queramos acercarnos más aún a esos cánones.

El origen de la insatisfacción corporal no se debe solamente al bombardeo de los medios de comunicación, sino que se va forjando en nuestros círculos sociales y familiares desde que somos pequeñas. Cuando nuestra abuela nos compara con la prima del pueblo, cuando criticamos a la gorda de la clase, cuando no entramos en una talla 38… Todas estas experiencias nos envían el mensaje de que nuestros cuerpos tienen algo malo y que hay que cambiarlos cueste lo que cueste.

Y es aquí donde se pueden empezar a poner en marcha métodos para el control de peso perjudiciales que poco o nada ayudan a conseguir ese ideal corporal que tanto deseamos.

Así que amigas, si sentimos que no encajamos, que evitamos situaciones sociales, que escondemos nuestro cuerpo bajo ropas anchas, sentimos rechazo o asco hacia nuestro propio cuerpo, es momento de pedir ayuda.

Desde quiero psicología podemos ayudaros.

obsesion-comer-sano

Obsesión por comer sano

El Realfooding como ejemplo de Ortorexia

Antes de meternos de lleno con el tema, tenemos que definir qué es esto de lo que vamos a hablar, aunque seguro que muchxs ya lo conocéis. El realfooding es un movimiento que nace en el año 2013 de la mano del nutricionista Carlos Ríos y promueve una alimentación basada en alimentos reales, mínimamente procesados, evitando o reduciendo lo máximo posible los ultraprocesados, ya que no son beneficiosos para nuestra salud. 

Por otro lado la ortorexia es la obsesión desmedida por comer sano.

El realfooding clasifica los alimentos en tres grupos.

  • Grupo 1.VERDE: La comida real, alimentos no procesados, frutas, hortalizas, legumbres, carnes, pescados. Estos son los alimentos que llevan un solo ingrediente en la etiqueta o directamente no llevan etiqueta y debemos basar nuestra alimentación en ellos.
  • Grupo 2. AMARILLO: Los buenos procesados, alimentos procesados de forma industrial o artesanal en los que no intervienen más de 5 ingredientes. Según Carlos ríos, el buen procesado suele estar envasado y lleva etiqueta nutricional donde se lee más de un ingrediente, pero no se encuentran cantidades significativas (menor o igual al 5-10% del total) de azúcar añadido, harina refinada o aceite vegetal refinado. Además, dice que deben ocupar un papel complementario, sin que desplacen la comida real.
  • Grupo 3. ROJO: Los ultraprocesados, son el opuesto a la Comida Real, son alimentos que están muy procesados (más de 5 ingredientes en la etiqueta entre ellos azúcares añadidos, harinas y aceites vegetales refinados, aditivos y sal). Según el promotor de este movimiento, el consumo debe ser ocasional alguna vez al mes. Se recomienda no comprarlos ni tenerlos en lugares habituales como en casa o en el trabajo. Los ultraprocesados pueden formar parte de un consumo ocasional voluntario y sin remordimientos, relacionado con eventos sociales y culturales (10%), pero manteniendo una frecuencia baja sin desplazar una alimentación basada en comida real (90%).

Visto así parece que tiene bastante sentido, basar nuestra alimentación en comida real y evitar el consumo de ultraprocesados. El problema es que es muy difícil mantener este tipo de dieta si vamos a comer fuera o si no tenemos mucho tiempo para cocinar, además nos dice cuanto podemos salirnos de ahí, según él no debemos superar ese 10%.

¿Qué pasa entonces si me salgo de esos porcentajes?

Es normal que dudéis de la respuesta cuando hasta lo clasifica por colores.

Visto así empieza a tener ciertos paralelismos con las típicas dietas para perder peso, podemos sustituir el conteo de calorías por conteo de ingredientes. Pasa de ser un estilo de vida saludable a ser una dieta restrictiva. Y es que cualquier alimentación que vaya seguida de unas reglas estrictas, que no puedan o deban saltarse, deja de ser sana, porque entonces nuestra vida depende “hacerlo bien”.

¿Qué pasa si nos obsesionamos con estas restricciones y tratamos de seguirlas a rajatabla?

A muchos adeptos puede causarles culpa, enfado o incluso pereza y quizás un día dejen de seguir a este hombre y a todas las cuentas del estilo por redes sociales. Sin embargo, para otras personas, con un contexto y unas variables diferentes, puede ser un precipitante para desarrollar un problema con la alimentación.   

Aunque mencionamos el realfooding, en realidad uno puede obsesionarse con cualquier dieta que tenga unas reglas muy estrictas, otro ejemplo sería la dieta keto o la dieta paleo.

Puede que empecemos a demonizar ciertos alimentos porque no llevan el apellido “integral” y/o puede que dejemos de disfrutar de muchas situaciones en las que no podamos controlar exactamente que estamos comiendo y por tanto vayamos poco a poco evitándolas, hasta aislarnos socialmente.

En definitiva, está bien tener una alimentación saludable, priorizando alimentos reales, pero sin sentirnos culpables porque un día quedemos con nuestra amiga y nos comamos una pizza o nos apetezca comernos un helado mientras vemos la película de antena 3 del domingo por la tarde (si es que alguien ve la tele todavía).

Si te notas que te estas obsesionando últimamente ya sea con los ultraprocesados, con las calorías, con la grasa, con los hidratos o con cualquier otro tipo de alimentación quizá fuera una buena idea empezar por ti, por tu autoestima y tus niveles de estrés. Cuenta con nosotras si quieres empezar a tener no sólo un cuerpo sano sino una mente también.

trastorno-psicosomatico

Enfermedades psicosomáticas: cuando el cuerpo habla

Es probable que al leer el título del post te hayas preguntado qué son las enfermedades psicosomáticas. Para entenderlo mejor, pondremos dos ejemplos.

Imaginemos a una mujer que durante unos meses ha sentido dolor en una mano. Ha sufrido un periodo de estrés agudo en el que ella no ha reparado. Ante esa preocupación, acude a diversos médicos y tras varias pruebas no hay explicación orgánica para su molestia. Es posible que continue por una peregrinación a diferentes especialistas sin obtener una respuesta.

Imaginemos ahora a un hombre recientemente separado. Su mujer ha roto la relación y él no se esperaba esta decisión. Se ha aislado de su entorno y siente mucha rabia constante desde que ocurrió. Ha sufrido un infarto de miocardio.

Estas situaciones se diferencian en que en el primer caso la persona está sufriendo una dolencia que no puede explicarse desde un diagnóstico médico. En el segundo caso, la afección psicosomática se presenta en forma de enfermedad (infarto). A su vez también tienen algo en común y es que ambas pueden ser abordadas desde la medicina psicosomática, puesto que en los dos casos los factores psicológicos están implicados.

No hay mente separada del cuerpo.

¿Qué es la psicosomática?

Inicialmente el término “trastorno psicosomático” se refería a aquellas enfermedades cuyo inicio estaba relacionado con factores psicológicos. En su concepción más actual, no se reduce a eso, sino que se considera que el desarrollo de una enfermedad surge en un sistema donde el cuerpo, el individuo y su contexto están en constante interacción. De hecho, la OMS define la salud, no como ausencia de enfermedad, sino como “un estado de completo bienestar físico, mental y social”.

¿Cómo se presentan en nuestra vida?

Es más que probable que en determinado momento de tu vida hayas sufrido problemas de acné repentino. No es casualidad que muchos síntomas físicos sean dermatológicos, es la superficie que nos separa del entorno y donde se plasman las emociones. De ahí frases como “tienes la piel muy fina” “tengo la carne de gallina”.

En el siguiente listado, aparecen los tipos de enfermedades psicosomáticas más frecuentes.

  • Diabetes
  • Afecciones gastrointestinales: síndrome de intestino irritable, úlceras
  • Afecciones cardiovasculares: hipertensión, infarto de miocardio.
  • Dermatología: acné, eczemas, psoriasis, alopecia areata, dermatitis
  • Trastornos del sueño
  • Aparato respiratorio: ej. asma
  • Dolor crónico: Fibromialgia, artritis reumatoide
  • Migrañas, cefaleas tensionales

Factores influyentes en la vulnerabilidad a las enfermedades

Experiencias tempranas y estrés:

En las primeras experiencias vitales cualquier elemento resulta novedoso y requiere de una respuesta para su adaptación y posterior integración. Numerosos estudios han relacionado la importancia de las figuras de apego para la regulación de estas primeras experiencias. Si el cuidador principal no traduce esta experiencia en elementos entendibles para el menor, este evento generará miedo y desconcierto y asumirá creencias erróneas sobre sí mismo y el mundo. A veces afectará generando una hiperactivación del eje de estrés y también se ha observado que en función de la experiencia puede generar una baja activación del mismo como una forma de desconectar de la situación y tener cierta seguridad. Sea como fuera, su implicación futura es importante ya que, si tanto por exceso como por defecto el cuerpo no reacciona en proporción con la carga de estrés, no se produciría la adaptación adecuada dejando al cuerpo en una situación de alta vulnerabilidad.

Eventos traumáticos:

Cuando una situación supone un alto impacto emocional hay una desconexión con la parte del cerebro que integra toda la información de la experiencia, pero quedará recogida en el cuerpo en forma de sensaciones. El trastorno psicosomático es el lenguaje del cuerpo cuando no podemos poner en palabras algo que nos sobrepasa. Se bloquea el sufrimiento, pero se abre una puerta a la expresión mediante la enfermedad del cuerpo.

Red de apoyo social:

La red de apoyo es un factor de protección de la salud puesto que ayuda a disminuir los niveles de estrés y por ende disminuye la vulnerabilidad a enfermar. Indudablemente, si se ha desarrollado enfermedad tener una red de apoyo ayuda a soportar el impacto emocional que supone recibir un diagnóstico y puede contribuir favorablemente al curso de la enfermedad.

Factores de protección de la salud:  

Hace referencia a la relación de estilos de vida insanos y el desarrollo de enfermedades frecuentes como por ejemplo la diabetes.

¿Cómo puede ayudar la terapia?

Como hemos comentado el estrés juega un papel fundamental en el desarrollo y evolución de las enfermedades, por lo tanto, la terapia puede ayudar a adoptar estrategias de afrontamiento más adaptativas y adquiriendo herramientas para el control de la activación.

También se ha relacionado la presencia de trastornos psicosomáticos con la alexitimia (literalmente significa “sin palabras para las emociones”). Desde la terapia se puede abordar trabajando en la regulación emocional, puesto que ayudar a identificar y a gestionar las emociones va a contribuir a que disminuyan los niveles de estrés y malestar.

Señalamos al inicio del post, que la mente y el cuerpo son un todo en sí mismo. Desde esta visión podemos entender que trastornos comunes como la ansiedad y la depresión van a dejar al cuerpo en una situación de vulnerabilidad por el propio desgaste de hacer frente a la situación de malestar. Asimismo, desarrollar una enfermedad con frecuencia se relaciona con la presencia a posteriori de ansiedad y/o depresión. Por tanto, la terapia puede ayudar a abordar esta sintomatología con el fin de disminuir su interferencia en su día a día y aumentar la calidad de vida de la persona.

Es importante ver en qué contexto y momento se ha desarrollado la enfermedad, puesto que a veces el órgano dañado es un símbolo, como si el cuerpo supiera algo que la mente no.

En estos casos, la terapia puede ayudar a acceder a este evento traumático, poder procesar la información e integrarla con su propia historia.

Si ahora estas sufriendo una enfermedad y te has sentido identificado con lo comentado, desde Quiero Psicología podemos ayudarte.

tiempo-descanso

¿Por qué se necesita un tiempo de descanso?

Llevamos una vida ajetreada en la que más que personas parecemos agendas con piernas; miles de tareas por realizar cada día, incluso podría parecer que tenemos que agendar nuestro tiempo libre y de descanso.

Tantas actividades y tareas realizamos que podemos a llegar a pensar e interpretar que somos aquello que hacemos obviando cual es nuestra esencia, ignorando quienes somos realmente.

Además, del estrés y ansiedad que puede provocar llevar una vida en la que no paramos y tenemos todo agendado, tenemos que tener en cuenta que pueden provocarse sentimientos y emociones de falta de valía, de que no estamos cumpliendo con unas expectativas auto impuestas, podemos con todo, siempre.

No somos menos por descansar, por darnos un respiro, por respetar nuestro tiempo de descanso, desconexión laboral; nuestro tiempo para conectar con nosotros mismos, nuestra familia, nuestro ocio, nuestros amigos, con la vida.

El descanso y la desconexión son el agua y el alimento de nuestra mente, de nuestra alma.

Saber tratarse a uno mismo, ofrecerse unos cuidados básicos, nos ayudará llevar una vida mucho más plena y saludable, influyendo positivamente en aspectos sociales, laborales, psicológicos y mentales.

En muchas ocasiones pensamos que desconectamos de nuestras tareas labores y domésticas por descansamos mínimamente durante 5 o 10 minutos, “bicheando” las redes sociales; es un descanso de poca calidad que realmente nos ofrece una falsa sensación de desconexión, un momento en el que anestesiamos a nuestro cerebro, para luego volver a pedirle el 100% de esfuerzo, sobresaturándolo.

Cuando no nos permitimos descansar aparecen emociones y sensaciones desagradables. Sentimos que estamos quemados, permanentemente cansados, exhaustos… En nuestra vida se instaura la insatisfacción, hay un agotamiento emocional.

¿Qué podemos hacer para evitar que el agotamiento emocional se instale en nuestra vida?

Hay que ponernos límites, saber como trabajar y saber como descansar, es decir, que conocer cuales son las señales que nos indican que estamos próximos a llegar a nuestro límite.

En ocasiones no tenemos la sensación de cansancio físico, por eso continuamos y continuamos ignorando las señales de nuestro cuerpo y nuestra mente que cada vez son más intensas hasta que llegamos a un punto en el que nuestro cuerpo grita ¡para! a través de bajadas de defensas, contracturas, y síntomas físicos como migrañas, cefaleas, gastritis, dermatitis…

Todo esto son señales físicas de que estamos llevando un estrés cotidiano que no es sano soportar y tolerar.

Debemos de crear el hábito de descansar en nuestro día a día. Al principio, nos puede resultar costoso ya que no estaremos acostumbrados a ellos, pero estableciendo rutinas horarias en las que nos ofrecemos una actividad que nos ofrezca descanso mental y posteriormente dándonos el descanso físico que nos merecemos, paso a paso iremos mejorando nuestra salud física, mental y emocional.

Esto lo podemos ir introduciendo en nuestro día a día, pero en los fines de semana, puentes y vacaciones debemos ser mucho más estrictos con nuestra vida. Estos periodos son recompensas por nuestro esfuerzo diario, donde podemos aprovechar para estar en relax o hacer aquellas actividades que no te puedes permitir por el devenir del día a día.

Ofrécete un respiro, recarga pilas, duerme más, disfruta de la luz del día, de la compañía que tú elijas, de la soledad…

Somos algo más que nuestro trabajo

Nuestra identidad, nuestro valor, quienes somos no es a lo que nos dedicamos.

Nuestro trabajo es aquello que nos proporciona unos recursos económicos para que podamos tener una techo bajo el que dormir, la nevera con los alimentos que harán que nuestra salud física sea óptima, la posibilidad de realizar actividades de ocio y deportivas de manera adecuada.

Si tenemos la suerte de dedicarnos a algo que nos gusta, que es nuestra pasión, seremos afortunados, pero en estos casos todavía debemos ser más cuidadosos con nuestro tiempo de descanso, porque tras la expresión “si no me cuesta, me gusta” nos estaremos privando de nuestro tiempo básico de descanso, de nuestro alimento.

Todo necesita un tiempo de reposo para que crezca. Nosotros también.

Y si eres incapaz de desconectar y todo se convierte en un «tengo que» en tu vida, ya sabes que cuentas con expertas como nosotras para darle al pause de tu cabeza.

ansiedad-examenes

5 consejos para la ansiedad por exámenes

“Estoy fatal por los exámenes, creo que es ansiedad”

Muchas personas tienen que enfrentarse a exámenes o entregas de trabajos, ya sea en sus estudios, en cursos para mejorar su situación laboral, oposiciones o doctorados. Un examen suele cerrar una etapa o abrir nuevas posibilidades, por lo que suele significar un punto de inflexión en tu vida personal o laboral. Por ello, lo más común es sentir ansiedad cuando se acercan.

Una pista que puede ayudarte a diferenciarla es que el malestar empieza cuando has sido consciente de esos exámenes o (casi) desaparece cuando haces otras actividades. Cada uno siente la ansiedad de manera diferente, pero suele presentarse como:

  • bloqueos, pérdida de concentración y/o memoria
  • dificultad para dormir, agotamiento mental y físico
  • irritabilidad y/o “explosiones” emocionales de tristeza, miedo, enfado y frustración
  • ataques de pánico o sensaciones físicas muy intensas como dificultad para respirar, presión en el pecho, palpitaciones, dolores de cabeza…
  • pensamientos negativos recurrentes como “No voy a poder, lo llevo fatal”, “Voy a suspender”, “No me acuerdo de nada”, “Soy idiota, inútil” etc.

¿Por qué aparece la ansiedad?

La ansiedad funciona como una alarma que nos avisa de que algo importante para nosotros está cerca y nos activa (física y mentalmente) para que nos preparemos ante ello, especialmente si no sabemos qué va a ocurrir: nuestro cuerpo se llena de energía y notamos sensaciones físicas fuertes, para después sentirnos agotados; y nuestra cabeza transforma esa energía en bucles, es decir pensamientos rápidos y negativos que se repiten en la cabeza, normalmente anticipando lo qué ocurrirá o juzgándonos.

No podemos evitar que aparezca la ansiedad, ya que sería quitarnos una alarma que nos ayuda mucho (aunque sea molesta), pero sí que podemos aprender a gestionarla para que no nos desborde. De hecho, cuando es muy intensa o duradera, esta ansiedad puede llevarnos a desmotivarnos, dejar de hacer actividades que nos gustaban y/o relacionarnos e incluso sentirnos “anestesiados” emocionalmente.

Entonces ¿cómo lo gestiono?

Aunque puedan parecer pequeñas pautas, queremos pequeños cambios para empezar a cambiar la situación en la que estamos.

  • Acepta la ansiedad: Hemos dicho que no podemos evitar la ansiedad, por lo que luchar contra ella, parece un malgasto de energía ¿no?: Si llueve, ¿le gritas al cielo que pare?, ¿o aceptas que te vas a mojar y te vistes para que te impida hacer tus planes lo menos posible? Prueba a no resistirte y dejar que pase.
  • No te creas todo lo que piensas: Este ejercicio de dejar pasar la ansiedad también se aplica a esos pensamientos negativos, especialmente con los que más te bloquean y menos objetivos parecen. Todos hemos pensado “esta vez sí me toca algo en la lotería” y no ha tocado, así que no todo lo que aparece en nuestra cabeza es una realidad. Una técnica más específica que puede ayudarte a centrarte en el presente es el mindfulness (si no sabes lo que es, aquí te lo explicamos).
  • Organízate: Hemos dicho que la ansiedad nos activa para prepararnos, pero esto no funciona si no tomamos acciones. Estudiar no tiene por qué implica ansiedad, también puede significar avanzar hacia tu meta. Intenta desglosar los temas o tareas que tienes que estudiar o realizar en actividades más pequeñas y repartirlas en un horario que puedas colgar en algún sitio visible para ti.
  • No eres un robot: Es importante SER REALISTA Y FLEXIBLE con esos horarios y objetivos que nos marcamos. No siempre estarás tan concentrado, ni descansarás igual todos los días, así que incluye en tus horarios tiempo para “imprevistos”. Recuerda que no eres perfecto y que no cumplir estos horarios al 100% no implica ser idiota o inútil: Háblate con compasión, como lo harías con un amigo o familiar.
  • Cuídate: Puesto que no somos robots, ¡necesitamos tiempo para cuidarnos y despejarnos! Establece un tiempo diario (aunque sea poco) y semanal para actividades agradables, que te ayuden a desconectar del estudio y a conectar contigo o con otros. Puedes practicar técnicas de relajación, hacer algo de actividad física o recurrir a actividades que antes disfrutabas. El autocuidado también incluye hablar y expresar como te sientes con personas de tu entorno, especialmente aquellas que entiendan por lo que estés pasando o sean un apoyo para ti.

Las circunstancias personales de cada uno pueden complicar la gestión de la ansiedad. Si quieres ayuda de especialistas, en Quiero Psicología, podemos ayudarte.