teletrabajo pandemia

Teletrabajo = ¿felicidad?

En este último año pandémico, la idea de ir al trabajo ha cambiado para muchas personas.

«Ir al trabajo» se ha transformado en menos tiempo de traslados, comer a diario en casa o pasar más tiempos con tus hijos e hijas.

Ahora sólo tienes que ir de la cama a la silla del ordenador que está a escasos 30 segundos del sofá y a 45 de la cocina.

No tienes que pensar en como vestirte, si no hay videoconferencia puedes estar en chándal o incluso en pijama. Si toca verse a través de la pantalla, sólo necesitas estar en “modo calle” de cintura para arriba.

Nos hemos convertido en bustos parlantes.

Con la panacea del teletrabajo, te evitas el tener que relacionarte socialmente con los compañeros más pesados o con los que no conectas o no te caen bien.

Muchas de las interacciones se limitan a correos con indicaciones sobre las tareas a realizar, consultas y compartir información.

Whatsapp, Telegram y sus emojis hacen que las conversaciones más complicadas se dulcifiquen, con una carita amarilla se «suaviza» cualquier orden.

También puede suceder lo contrario: la comunicación vía emoji puede llegar a ser confusa e inducir a errores o malos entendidos.

Eliges el café o el té rico de casa, sin tener que aventurarte con los del bar o la máquina, en cualquier momento del día.

Se acabó el comer de tupper, un sándwich o el menú del día del bar de al lado de la oficina: ahora comes en tu mesa, comida recién hecha, con tus platos y cubiertos, compartiendo con tu pareja, tus compañeros de piso, etc.

Durante tu jornada laboral puedes hacer tres informes, dos videoconferencias, poner una lavadora, recibir al cartero y el pedido de la compra.

Volver a la silla del ordenador y gestionar asuntos laborales a través del correo electrónico, mantener una conversación telefónica con tu jefe mientras pelas las patatas para la comida o limpias el polvo.

Gracias al teletrabajo, has ganado el tiempo del transporte y lo aprovechas para participar en clases de ejercicio online o aprender un idioma.

Parece que todo son ventajas: aumento de productividad, comodidad, ahorro de tiempo y dinero en transporte, más horas de descanso, etc.

Bastante utópico ¿verdad?

Al principio todo parecen beneficios, pero el teletrabajo tiene trampas ocultas en las que puedes caer sin darte cuenta.

Estas «trampas» pueden provocar un elevado nivel de estrés, la aparición de sentimientos de poca productividad o incluso de disminución de competencias en asuntos en los que antes te sentías apto.

Es la cara B del teletrabajo, no todo va a ser palmadas y unicornios de colores.

Es importante tener en cuenta una serie de pautas para optimizar tu tiempo de teletrabajo y, sobre todo, para que no te devore.

Preparación para teletrabajar.

Cuando se pensaba en las dificultades para instaurar el teletrabajo en España, los expertos se centraban en temas logísticos, protección de datos, recursos informáticos, etc.

El interés se centraba en cómo controlar de manera telemática las cuestiones del día a día que se solucionaban durante la comida o con una pequeña visita al puesto de nuestro compañero.

Se ha visto que estamos sobradamente preparados para solucionar todas estas cuestiones, y se ha hecho de manera positiva gracias a las plataformas de videoconferencias, aplicaciones de mensajería instantánea y una fuerte inversión en herramientas informáticas.

Todas estas cuestiones han hecho que las empresas tengan que adaptarse a los nuevos requisitos empresariales y de derecho laboral y hayan puesto en marcha sistemas para que se haga un uso adecuado de las nuevas tecnologías (registros de horarios, GPS…), para que haya una distribución adecuada de la jornada de cada trabajador.

Han de garantizarse los descansos de aquellos trabajadores que teletrabajan, teniendo en cuenta que no hay mayor disponibilidad horaria por estar “desde casa” y que todos tenemos derecho a la desconexión digital.

El empresario a hacerse cargo de estas cuestiones y preservar los derechos de sus trabajadores.

Hasta aquí, todo bien.

Logística ok.

Ordenadores ok.

Flujo de trabajo ok.

Productividad ok.

Empleados y empleadas ¿ok?

Luces y sombras del teletrabajo.

Suele suceder que seamos nosotros mismos os que vulneramos nuestros derechos.

Lo hacemos cuando ignoramos nuestros descansos y las desconexiones, al realizar gestiones del tiempo en las que dejamos de lado nuestras propias necesidades.

Nos centramos en priorizar la productividad y la optimización del tiempo de trabajo por encima de cualquier otra cosa, incluido nuestro bienestar personal.

Ya que estamos en casa, no nos importa alargar un poco la jornada laboral. Pensamos «es tiempo que antes estaba en el transporte, mejor lo invierto en una hora más de trabajo».

El ordenador se queda encendido y claro, si salta un mail, ¿cómo no vamos a mirarlo?

El problema es que no sólo lo miramos, lo gestionamos y lo contestamos.

Aprovechamos los descansos para hacer labores domésticas. Sí, desconectamos de nuestra tarea laboral, pero el descanso pierde sentido porque seguimos activados.

Queremos exprimir el tiempo y aparece la multitarea.

Esto hace que nuestros niveles de atención disminuyan: no estamos al 100% en nada de lo que hacemos y aparecen los errores.

Evitamos contactos sociales que no nos agradaban, pero también perdemos la coña mañanera con ese compañero que nos saca una sonrisa cada día.

Ya no hay cafés de complicidad con aquel otro al que le contábamos las batallitas del fin de semana.

Desaparece el sentimiento de unidad con el resto del equipo.

Ahora somos elementos aislados.

Esto afecta a nivel emocional, tanto si estás solo en tu casa o la compartes con tu familia o con compañeros de piso.

Somos seres sociales y nos «alimentamos» de la interacción social. Cuando gran parte de esa interacción desaparece, pasan cosas.

Necesitamos una mejor gestión del tiempo.

Nuestra empresa puede hacer todo lo que está en sus manos para que las condiciones del teletrabajo sean las adecuadas.

Nosotros también podemos poner de nuestra parte con una mejor gestión del tiempo y con la optimización del reparto de tareas.

Es imprescindible que distingamos el tiempo de trabajo de la vida familiar o del descanso o el ocio.

Necesitamos espacios y tiempos diferenciados.

Espacio de trabajo.

Debemos diferenciar el lugar de trabajo de nuestro lugar de descanso y ocio.

De esta manera, generaremos estímulos que nos predispongan a concentrarnos únicamente en la actividad que vamos a realizar, es decir, nuestras obligaciones y compromisos laborales.

Si nuestra empresa nos facilita la logística para realizar nuestro trabajo, debemos usarla sólo para trabajar y no realizar ninguna otra actividad con esa equipación.

Si por el contrario debemos usar nuestro propio ordenador, podemos generar una sesión específica para el trabajo desde la que no tengamos acceso a redes sociales, juegos u otras actividades que no estén relacionadas con el trabajo.

Estas diferenciaciones nos ayudarán a separar las dos actividades.

Es importante que nuestro cerebro aprenda a distinguir cuando estamos trabajando y cuando jugando al WOW:

Horario de trabajo

Cuando había que ir a la oficina a trabajar no te llevabas a tu lugar de trabajo las tareas domésticas.

El hecho de que ahora compartas el espacio, no implica que tengas que solapar las actividades en el tiempo.

Márcate unos horarios para realizar las tareas domésticas y no uses tus descansos laborales para “aprovecho y adelanto esto o lo otro”.

Los descansos tienen la función de desconectar de la actividad que estabas realizando con el objetivo de poder volver a centrar la atención de forma adecuada y en niveles óptimos.

Cuando termine tu horario laboral, apaga el ordenador o la sesión específica de empresa. Levántate de la silla y no vuelvas a activar el modo trabajo.

Cada cosa en su sitio y su momento.

Sal de casa.

Uno de los mayores beneficios de trabajar desde casa es que nos ahorramos el tiempo del transporte.

No tener que movernos nos da más tiempo de sueño por las mañanas y la sensación de “no estar perdiendo el tiempo en el trayecto”.

Ojo. No todo son ventajas.

El hecho de no tener que salir de casa también tiene sus «peros»: nos impide cambiar de ambiente; que nos del aire; que desconectemos; tomar algo a la salida con alguno de nuestros compañeros o aprovechar que estamos fuera para realizar alguna actividad de ocio o algún recado.

Justo por esto es muy importante, que, tras tu jornada laboral, te pongas como requisito indispensable salir a la calle, aunque sea a dar la vuelta a la manzana.

Quedándote en casa, te costará cada vez más diferenciar la jornada laboral de las obligaciones domésticas y de los momentos de descanso.

Cuando esta situación se mantiene en el tiempo de forma indefinida, como es el caso, van a aparecer la angustia y el estrés, sí o sí.

Si descubres que estás en esta situación y no sabes exáctamente qué hacer, escríbenos. Te ayudaremos a encontrar la forma de gestionar el estrés para que teletrabajar sea algo más positivo.

¿Cambiar es un imposible?

Si piensas que es muy difícil que las personas cambien, que si alguien lo hace es durante un tiempo determinado o que es inviable modificar ciertos patrones de comportamiento, quizás este post te interese.

El cambio en la conducta puede ser un tema contradictorio.

Hay dos bandos: unos opinan que sí es posible y otros que no.

Lo cierto es que ambas situaciones se dan y que no son excluyentes.

Desde que llegamos al mundo nos vemos envueltos en una serie de rutinas, hábitos y costumbres propias de quien nos cuida.

Estas rutinas son inicialmente la presentación del mundo y de las relaciones y van con nosotros allá donde estemos.

Lo que vamos viendo habitualmente se convierte en algo normalizado. Asumimos que esas son las formas de hacer las cosas o de vivir.

Durante la maravillosa etapa de la adolescencia, se desarrolla nuestra personalidad consolidando aquello que creemos, con un pensamiento más crítico que en comparación a cuando teníamos 3 años.

A partir de aquí hay quienes piensan que ya se terminaron todas las oportunidades para cambiar.

Si esto fuera así, la psicología no tendría sentido y estaríamos abocados al fracaso como sociedad y como personas.

Si NO quieres cambiar, o que NO va a servir para nada el cambio y que es IMPOSIBLE modificar algo, con bastante probabilidad NADA cambiará.

Así de sencillo.

Con estos ingredientes, el resultado será la aceptación de la situación manteniendo todo tal y como estaba.

Si piensas que SÍ te gustaría cambiar algo de ti, que SÍ puedes obtener ventajas tras ese cambio y que a pesar de la poca motivación quieres hacerlo, tienes muchas posibilidades de conseguirlo.

Muchos serán los intentos que habrás realizado para ser “distinto” y cambiar, y muchas habrán sido las frustraciones o las vueltas “a lo mismo”.

¿Esto quiere decir que por más que lo intentes no vas a poder cambiar?

No, en principio, no quiere decir eso.

El cambio no sucede por arte de magia ni existe un remedio eficaz para conseguirlo al instante.

Sin embargo, con los ingredientes adecuados, serás capaz de modificar lo que deseas.

¿Crees que eres la misma persona que cuando tenías 10 años menos?

Probablemente tu forma de pensar, opiniones o incluso gustos, no se mantengan exactamente igual que hace años.

Aprendes, vives nuevas experiencias y adquieres conocimientos que antes no tenías.

Ojo, no se trata sólo de vivir y fluir.

El paso de los años no es motor de cambio en sí mismo. Para cambiar hacen falta una serie de factores:

Cambiar implica motivación y consciencia.

Si no soy realmente consciente de qué quiero cambiar, por qué y para qué quiero hacerlo, el cambio será mucho más fantasioso e inviable.

Imagina que es tu pareja quien te pide que cambies, pero no entiendes realmente qué quiere que modifiques. O, sencillamente, no estás del todo de acuerdo en que seas tú quien tenga que cambiar.

Puede que intentes suprimir una conducta que se supone tienes que cambiar (tu pareja te lo está pidiendo) pero lo consigues durante un tiempo y luego vuelves a las andadas.

El pensamiento que te llega es algo como “no puedo evitarlo, al final, siempre caigo en lo mismo”.

Aquí hay una serie de preguntas que sería conveniente que te planteareas.

  • ¿Te has parado a pensar si realmente quieres cambiar esa conducta o si es una imposición externa?
  • ¿Te obligas a ti mismo o a ti misma a modificar algo sin tener motivos de peso?

Analizar tu conducta te permite valorar desde dónde viene esa petición de cambio y qué consecuencias agradables traerá.

Hacer este análisis tú solo o sola, puede ser complicado.

Quizás necesitas una ayuda externa.

Esta ayuda puede ser un familiar, un amigo o amiga. Alguien con quien te sientas en confianza y que te escuche sin juzgarte.

Tal vez sea el momento de solicitar ayuda de una persona experta.

El ser humano se co-regula con otros y el cambio también necesita tener referencias externas y recibir feedback.

Esto es posible si contrastas la información de fuera, la que te dan los demás, con la de dentro. Que tengas en cuenta lo que te demanda tu entorno frente a lo que tú sientes.

El siguiente paso es el cómo hacerlo.

Tienes muy claro qué quieres modificar y para qué y cómo te podrás sentir si cambias, pero no tienes herramientas para ello.

De nuevo pedir ayuda puede ser un factor clave.

Esta ayuda te va a aportar el apoyo de tu entorno o tener un lugar en el que hablar sobre este proceso de cambio.

Te permitirá observar cómo hacen los demás cuando están en una situación parecida a la tuya.

Aprenderás a mantener la paciencia y a tolerar la frustración ante los intentos sin resultado permanente.

A ser compasivo contigo mismo, aceptando que no es un camino lineal hacia arriba sino una ruta con desniveles, subidas y bajadas que te llevarán a la meta.

La conducta aprendida se puede reevaluar, desaprender y volver a iniciar un aprendizaje diferente.

Cambiar no significa modificar todo de ti.

Se trata de aprender otras formas de gestionarte, otras vías para canalizar situaciones, pensamientos y emociones.

Imagina que eres una persona muy celosa y siempre lo has sido.

Por más que intentas evitarlo, caes en discusiones con tu pareja por tu propia inseguridad.

No se trata de convertirte de la noche a la mañana en alguien que no es celoso o celosa.

Se trata de entender tu conducta. Qué hace que te comportes así. Descubrir de dónde viene esa inseguridad y comprender si los celos son funcionales para ti o no.

Saber si lo son es “tan fácil” como responder estas preguntas:

  • el hecho de que seas una persona celosa ¿tiene consecuencias agradables o desagradables?
  • ¿afectan tus celos a las diferentes áreas de tu vida o más claramente a alguna de ellas?

Hacerte consciente de todo lo anterior, te hará reflexionar y te ayudará a desear modificar estas sensación o consecuencias.

Esto no quiere decir que a partir de aquí sea tarea fácil, pero ya has dado el primer paso, que es el que más cuesta.

Tomar conciencia es fundamental.

Teniendo siempre bien claro que la forma en la que cambies dicha conducta requiere tiempo.

Un patrón tan interiorizado no se modifica con rapidez (o sí, depende de la persona) y esto no significa que sea imposible o que tú no puedas hacerlo.

Es como si acostumbras a conducir un coche y de la noche a la mañana te piden que conduzcas una lancha motora por el mar.

Puedes ser una persona experta en conducir coches y ser nefasta en el mar.

¿Significa eso que no puedes aprender a conducir una lancha?

No. Significa que necesitas aprender a hacerlo, practicar y entrenar hasta dominar la nueva conducta, la forma de conducir una lancha.

Quizás continúes con cierta tendencia a los celos.

Lo más seguro es que, con la intención que tienes de cambiar, puedas aprender a comprenderte y gestionar esas situaciones de otra forma.

Tú solo o sola o con ayuda, pero sí es posible modificar patrones y adquirir unos nuevos.

Ten en cuenta que cambiar una conducta también puede conllevar que vuelvas a equivocarte y tengas que volver a empezar.

Cambiar no es dejar de hacer algo para siempre.

Es tener en cuenta lo que sucede cuando te comportas de cierta forma o piensas de determinada manera y cómo te sientes o haces sentir a los demás con ello.

Es importante tener presente que el cambio comienza por uno mismo.

Aunque veas claro que alguien se está equivocando y haciéndose daño manteniendo un comportamiento determinado y quieras ayudarle, esa responsabilidad no es tuya.

Si alguien no quiere cambiar tú no lo harás por él o por ella.

Si te enganchas a la idea o el deseo eterno de que alguien que te quiere cambiará por ti, puedes correr el riesgo de invertir tiempo y energía en algo que no sucederá nunca.

Una cosa es dar una valoración sobre alguien desde fuera y otra muy distinta imponer a una persona una idea o necesidad tuya.

Si quieres intentar modificar algo, o ya tenías claro que querías hacerlo, pero consideras que necesitas ayuda, en Quiero Psicología podemos trabajar contigo.

Para que entiendas tus “porqués” y tus “para qués” y enseñarte nuevas herramientas que te permitan ampliar tus vías de actuación y pensamiento.

enfermedad menta, depresión

El estigma de la enfermedad mental

La semana pasada publicamos este post https://www.quieropsicologia.com/salud-mental-y-covid/ en el que te hablábamos de lo relacionada que está la pandemia con ciertos problemas de salud mental.

En él hablábamos de la depresión. De que seguimos sintiendo vergüenza a la hora de reconocer que tenemos un problema de salud mental.

Si eres de los que se han enganchado al mundo de las series y los canales privados, probablemente hayas visto el estreno en Netflix de una película española: «Loco por ella».

A primera vista puede parecer la típica comedia romántica.

Lo cierto es que esconde una realidad silenciada: el estigma de la salud mental.

Una de cada cuatro personas padecerá una enfermedad mental a lo largo de su vida.

Aún así, la salud mental sigue siendo un tema tabú en nuestra sociedad.

Salud mental = tabú.

Seguro que has escuchado miles de frases “motivadoras” que no solo te invitan a rechazar las emociones desagradables, como la ansiedad o la tristeza, sino que te hacen sentir mal, incluso culpable si las experimentas.

Este tipo de «motivaciones» hacen que expresar tu malestar pueda ser visto o sentido como algo negativo.

Puedes llegara sentirte discriminado o discriminada por hacerlo: «es que Rebeca se está quejando todo el día», «a Manuel no le llames que está siempre triste y me amarga», «mejor me callo, que van a pensar que estoy loco».

Esto que estamos haciendo se llama discriminar.

El fenómeno que explica la discriminación hacia las personas diagnosticadas con una enfermedad mental, se llama estigma.

El estigma implica mostrar rechazo y actuar de forma discriminatoria a partir de prejuicios sociales.

¿Por qué aparece este estigma?

El cerebro tiende a asociar ideas con características determinadas para simplificar la información. Tomamos atajos para poder predecir cómo actuar en determinados contextos y tomar decisiones más rápidamente.

Desde la infancia creamos asociaciones como “altura = peligro”, “azul= frío” o “rojo = quema”. Estos esquemas pueden llevarnos a sobregeneralizar y atribuir características negativas a ciertos colectivos, actitudes, formas de vestir o de pensar, etc.

A partir de elementos diferenciadores (las famosas «etiquetas») como haber sido diagnosticado de una enfermedad mental, la identidad sexual, nuestra raza, la forma de vestirnos, etc. aparecen determinados estereotipos asociados a cada una de ellas.

Esto provoca una categorización social.

Cuando actuamos de acuerdo a esos estereotipos, esas asociaciones que hemos visto antes (azul = frío, enfermedad mental = peligro, negro = malo, rojo = quema) estamos favoreciendo la discriminación social y el estigma hacia las personas «etiquetadas» en cada uno de esos estereotipos.

¿Qué consecuencias tiene?

Numerosos estudios científicos exponen que si una persona está etiquetada con un diagnóstico de enfermedad mental, tiene una alta probabilidad de ser considerada peligrosa para la sociedad. Percibimos a estas personas como violentas, impredecibles e incompetentes.

Así, desde el desconocimiento absoluto, sin haber hablado con ellas, dando por sentado una serie de cosas que pueden o no darse. Cada persona es un mundo. Cada diagnóstico mental también.

Uno de los estereotipos que más se asocia a las enfermedades mentales es el de la falta de control que la persona diagnosticada va a tener sobre los síntomas y su responsabilidad sobre la aparición de la enfermedad.

Tendemos a hacerles responsables de padecer una enfermedad mental, dando por sentado que son débiles e incapaces de manejar sus síntomas.

Las consecuencias sociales que provoca este fenómeno son devastadoras para este colectivo.

Más del 44% de las personas con un diagnóstico de enfermedad mental (la que sea) sufre discriminación laboral.

Más del 30% sufren rechazo por parte de la familia, los amigos e incluso la pareja.

Todo esto hace que sus oportunidades laborales, sociales, relacionales, se vean drásticamente limitadas.

Estas limitaciones les conducen, pasito a pasito, al aislamiento social.

¿Lo más preocupante?

Que muchas de estas personas son víctimas de discriminación por parte de otras que también han sido diagnosticadas con una enfermedad mental.

Auto-estigma

¿Por qué aceptamos que una persona pida la baja por una lesión y no por sufrir ansiedad o depresión?

¿Qué hace que guardemos el secreto si estamos deprimidos?

¿Tener una enfermedad mental te hace débil, incompetente, inútil?

Estas personas no solo han de convivir con la sintomatología de la propia enfermedad sino que también experimentan culpa, vergüenza, desesperanza y miedo.

Cuando hacemos propios los prejuicios asociados a una etiqueta social en la que sentimos que encajamos o nos han encasillado, caemos en el auto-estigma.

Ante el desconocimiento social y los prejuicios, es habitual sentir vergüenza a la hora de experimentar emociones desagradables.

Tristemente, esto también se asocia a la idea de acudir a terapia psicológica.

«Yo no estoy loco».

«Al psicólogo sólo van los que están fatal».

Los prejuicios que rodean a las enfermedades mentales, como la inutilidad y la peligrosidad de las personas diagnosticadas, son internalizados y pueden dar pie a silenciar nuestro malestar y aislarnos de nuestro círculo social para evitar un posible rechazo.

Los mensajes de positividad tóxica que encontramos en tazas que nos explican que sonreír es suficiente para tener un buen día.

Libros de autoayuda que te invitan a considerar tus pensamientos como tóxicos. «Creas lo que crees».

Campañas de publicidad que te bombardean con la idea de que la felicidad solo está en tus manos. «Si quieres, puedes».

Todo esto, crea un mensaje erróneo acerca de la salud mental y el autocuidado.

El auto-estigma puede agravar los síntomas.

Ante la vergüenza y el miedo, con el fin de protegernos, es normal que pensemos en minimizar nuestro malestar.

Le quitamos importancia, evitando pedir ayuda especializada.

¿Qué puedes hacer?

Un diagnóstico es solo una etiqueta. Ajustarse a una serie de síntomas.

Igual que a una persona que se lesiona un tobillo no le decimos «es un lisiado», a una persona que padece una enfermedad mental no la deberíamos identificar como «es un loco».

El diagnóstico no define la identidad de la persona.

No elegimos ni decidimos padecer diabetes, asma, una enfermedad cardíaca, etc.

Nadie elige sufrir una enfermedad mental.

Las emociones forman parte de nuestra vida. Las que nos gustan y las que no.

Todas tienen una función, todas están ahí para algo.

Rechazarlas o silenciarlas solo nos provoca un efecto rebote y un malestar mayor.

¿Conoces a alguien que esté pasando por un mal momento? ¿Crees que algún amigo o familiar podría padecer una enfermedad mental?

Si es el caso, evita juzgarle o decirle cosas como: “no te rayes, no es para tanto”, “seguro que en unos días se te pasa”.

Intenta ser empático.

Reconoce las dificultades que pueden estar atravesando y dile que estás ahí para lo que necesite.

Si eres tú quien se encuentra mal y no sabes por qué, date permiso para sentir emociones de esas que no te gustan.

Es normal tener días malos y sentir que no puedes hacer frente a todo.

Sentir ansiedad, tristeza o rabia no te hacen más débil, te hace humano.

Si estas emociones resultan cada vez más difíciles de manejar o crees que son demasiado intensas o duraderas y repercuten en tu día a día, permítete pedir ayudar especializada.

Como sabiamente dice el Jocker: Lo peor de tener una enfermedad mental es que la gente espera que actúes como si no la tuvieras.

Está en tus manos romper poco a poco este tabú y eliminar el estigma.

En Quiero Psicología estamos para ayudarte. Si juicio.

depresión y covid

Salud mental y COVID

Llevamos un año de pandemia.

Se dice pronto. 12 meses en los que la vida se ha agitado y ha cambiado.

Un año lleno de incertidumbres. De sensación de no controlar nada. Plagado de desconocimiento y desconfianza.

12 meses en los que la forma de relacionarnos, con nuestras amistades o nuestra familia, ha sido completamente diferente.

Todo está limitado y marcado por normas que intentamos cumplir por el bien de nuestra salud física.

Medidas orientadas a erradicar lo antes posible este virus que nos ha cambiado la vida y la forma de verla.

Hemos incluido en nuestro vocabulario conceptos como: confinamiento domiciliario o perimetral; toque de queda; mascarillas; hidrogel…

Palabras que hasta hace un año usábamos en contextos muy concretos y en contadas ocasiones.

Conceptos que ahora nos acompañan mientras tomamos café por las mañanas para ir a trabajar a la habitación de al lado.

Teletrabajo, otro palabro pandémico.

Cuerpo y mente.

Estamos atentos a los síntomas físicos del COVID-19. Prestamos incluso demasiada atención, para que, ante la más mínima duda, podamos tomar las medidas necesarias para no contagiar a nadie de nuestro entorno.

Pero, el COVID-19 no sólo está afectando a las personas que lo padecen

Hay otros síntomas que muestran aquellas personas que se sienten aisladas debido a los confinamientos, a la reducción y modificación de las interacciones sociales y familiares.

Personas que están en duelo permanente por la pérdida de un ser querido al que no han podido despedir tal y como ellos hubiesen querido.

Gente que está inmersa en una situación de estrés constante por la reducción de su sueldo o la pérdida de su trabajo o negocio.

Todo esto, está provocando que aparezcan o se agraven los problemas en la salud mental.

Tenemos datos. Muchos datos.

Datos que se confirman cuando lees noticias como que durante el 2020 se duplicaron las llamadas recibidas en el Teléfono de la Esperanza.

O que 2500 de ellas se produjeron en el transcurso de un intento de suicidio.

Cifras que hacen que nos planteemos si nos damos cuenta de las consecuencias que puede tener no atender a los signos que nos indican que nuestra salud mental se está viendo afectada.

No solemos prestar atención a estas señales, principalmente porque no sabemos cuáles son.

Los síntomas de que he cogido el COVID, me los sé de carrerilla.

Los signos de si tengo ansiedad, estrés o si me estoy deprimiendo, los desconozco y, a veces, hasta los ignoro.

Muchos de nosotros no sabemos que cosas son «normales” y cuáles no lo son cuando hablamos de salud mental.

Lamentablemente, tenemos unas ideas muy estereotipadas sobre lo que son la depresión o la ansiedad.

Entonces, ¿qué es padecer depresión?

Estrictamente hablando, la depresión es un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por una profunda tristeza y por la disminución e inhibición de otras características afectivas y psicológicas.

Tan pronto oímos la palabra «depresión», imaginamos a una persona que tiene el ánimo muy bajo o que no tiene motivación por hacer nada.

Puede que creamos que no se molesta ni en hacer cosas tan básicas como tareas de autocuidado e higiene.

Quizás la veamos todo el día tirada en la cama, la mayor parte del tiempo llorando y triste.

Y es cierto, hay personas que muestran estas características cuando están deprimidas, pero hay muchas más, no sólo estas.

Síntomas de depresión.

Como hemos visto, la tristeza profunda es uno de los síntomas más característicos de las personas que padecen depresión.

Puede suceder que esa tristeza no aparezca en estado puro y se esconda tras una irritabilidad constante.

También se puede experimentar una sensación de vacío o incluso nerviosismo y ansiedad.

Se repite de forma recurrente la idea de que nada va a cambiar. Una sensación de inmovilidad o permanencia.

Pensar que, hagas lo que hagas, todo va a seguir igual, inamovible, lo que genera sentimientos de desesperanza.

En ocasiones puede surgir la desmotivación y la apatía.

Cualquier tarea diaria supone un esfuerzo que, en muchas ocasiones, no es posible afrontar. La desesperanza de la que acabamos de hablar y el “para qué molestarme” asoman de forma constante en la mente.

Otra característica que podemos observar es la dificultad para mantener la atención y la concentración.

La mente está ocupada en pensamientos recurrentes sobre el pasado, siempre con connotaciones negativas, lo que hace que el presente y el futuro parezcan mucho más negros.

Están siempre presentes la autocrítica, la culpabilidad, la vergüenza por sentirse así.

Las conductas de evitación o huida de situaciones son habituales precisamente por esto.

La persona cree que será incapaz de realizar lo que se le ha encomendado o que lo hará mal.

Prefiere no enfrentarse a la situación, confirmando su creencia de poca valía y aumentando su malestar.

Esto hace que, en ocasiones, se muestren dependientes de otras personas: necesitan que otros actúen por ellas, que decidan por ellas porque siempre lo van a hacer mal.

La depresión también afecta físicamente.

Alteraciones del sueño como insomnio o necesidad extrema de dormir; molestias corporales; dolores de cabeza; nauseas; vómitos; disminución del apetito o ganas constantes de comer; perdida del deseo sexual, son síntomas físicos que se pueden sumar a los psicológicos o darse de forma independiente.

Algunos de estos síntomas podemos experimentarlos sin llegar a estar deprimidos, lo que hace que nos cueste identificarlos como propios de la depresión.

La forma de identificar si se trata de una depresión o de síntomas o momentos puntuales es estando atentos.

Cuando varios de estos síntomas se dan al mismo tiempo y se mantienen de forma continuada, pueden ser los indicadores de que se está entrando en una depresión.

Reconocer que se está deprimido o deprimida.

No te avergüenzas cuando dices que estás pensando en acudir a un fisioterapeuta a tratarte una contractura.

Tampoco si vas al dentista o el oculista. Sientes que algo no va bien, que no es como antes y acudes al experto a que te ayude y oriente.

Padecer depresión o cualquier otra cuestión asociada a tu salud mental no es ser más débil o menos valioso.

La salud mental y su cuidado son tan importantes como la salud física y el suyo.

Normalizar la necesidad de cuidar tu salud mental es fundamental. Todos somos susceptibles de necesitar alguna vez acudir a terapia psicológica.

Y está bien.

No es necesario esperar a presentar un montón de síntomas para ponerte en manos de una persona experta en el cuidado de la mente.

Si sientes malestar, ansiedad, nerviosismo o cualquiera de los síntomas que hemos descrito, préstales atención.

No los niegues ni los ocultes, no les restes importancia. Es como te sientes y es real, no te lo estás inventando.

Háblalo con tu entorno cercano, expresa como te sientes, pide que te acompañen en el proceso y acude a Quiero Psicología para afrontar la situación de la mano de una experta.

micromachismos

La perpetuación de la sociedad patriarcal en nuestro día a día.

¿Te has preguntado alguna vez qué puedes estar haciendo tú para perpetuar la sociedad patriarcal?

¿Te ríes de las bromas machistas, hablas infravalorando a las mujeres o menosprecias su capacidad intelectual y laboral porque son eso, mujeres?

¿Reproduces los roles de género, reduces a las mujeres a su físico o las utilizas como un objeto sexual?

Cada vez que haces algo de esto ayudas a que la sociedad desigual se siga perpetuando.

Dependiendo del ámbito en el que nos encontremos, podemos ver diferentes ejemplos de cómo puedes estar colaborando a que esta desigualdad se mantenga.

Ámbito laboral.

Puedes comenzar a observar si te comportas diferente con las mujeres de tu trabajo que con los hombres.

Si sueles tener pensamientos automáticos del tipo: “pobrecita, seguro que le cuesta más todo”, “fijo que es madre y está cansada”, “juraría que se estresa más”.

Quizás seas de los que utilizan la frase “deja que te explique” cuando una compañera comienza a exponer una idea.

Este comportamiento en concreto se conoce como mansplaining: la tendencia de los hombres de explicar, con un marcado punto de condescendencia, algo a las  mujeres como si no supieran de lo que están hablando, o interrumpir sus discursos o explicaciones (“perdona que te interrumpa, parece que quieres decir esto”, “anda deja eso tú céntrate en lo tuyo”).

Eres un hombre, ¿crees que tomas esta actitud paternalista con las mujeres de tu familia o con tus amigas?

Si eres mujer, ¿sientes que has vivido esto o lo has visto desde fuera?

Como sociedad y como individuos tenemos la responsabilidad de cambiarlo.

Cuando ves o vives una situación así, señalarlo marcará poco a poco la diferencia. Poner el foco en este tipo de actitudes y comportamientos ayudará a desmontar algo que está más que normalizado.

Otro punto sobre el que puedes reflexionar es en si haces este tipo de preguntas a las mujeres con las que trabajas:

“¿Vas a venir a la cena?”, “¿quién se queda con tus hijos?”, dando por hecho que es la mujer la que tiene que encargarse del cuidado de los hijos. A los hombres se le presupone mayor libertad, menor responsabilidad sobre según qué cosas.

¿Alguna vez le has hecho estas preguntas a tus compañeros?

El aspecto físico y el cuidado de la imagen de los demás también es un punto a observar: “¿Te pondrás guapa para la presentación?”, “mañana te pondrás falda para la reunión, y tacones ¿verdad?”.

Tanto si eres hombre como si eres mujer, ¿le has hecho este tipo de preguntas u otras similares a tus compañeras? ¿se la haces a tus compañeros?

Las mujeres son las se tienen que preocupar de su aspecto físico, las que son juzgadas por su imagen.

De los hombres se resalta lo bien que hablan, lo bien que se expresan o lo competentes que son. De su aspecto físico sólo importa que estén aseados y limpios.

Nadie les pregunta qué se van a poner para una reunión, si van a ir a la peluquería o se van a maquillar “que tienes unas ojeras que parece que no pegas ojo”.

La capacidad de las mujeres para desarrollar su trabajo es otro punto de fricción importante, especialmente en empresas en las que hay mujeres en puestos de jefatura o con subordinados a su cargo.

Aquí surgen frases y preguntas del estilo: “seguro que Carmen está aquí por lo guapa que es”, “Tania se está llevando muy bien con el jefe, seguro que quiere ascender”, “la nueva es bastante guapa, ya era hora, hacía falta una así en el equipo”.

Con estas palabras estás reduciendo a las mujeres a su físico. Las ves como un mero objeto de disfrute o placer en vez de por la capacidad que puedan tener para realizar el trabajo que se les encomienda.

Pones en duda su valía como trabajadoras y cuestionas los medios por los que han conseguido o consiguen sus éxitos.

¿Lo más lamentable de estos comportamientos?

Que los puedes estar llevando a cabo de forma totalmente inconsciente.

Además, no son exclusivos de los hombres, muchas mujeres hacen exactamente lo mismo.

Están tan arraigados en nuestro tejido laboral que lo raro es que alguien los cuestione.

Entorno familiar.

En los eventos familiares, ¿quiénes son las que se encargan de preparar la comida? ¿quién pone la mesa y la recoge?

Permitir esto y asumirlo como normal es reproducir y perpetuar los roles de género. Las mujeres “tienen” que hacerse cargo de todo lo relacionado con las tareas de la casa y los hombres se limitan a disfrutar.

Como hombre, ¿ayudas en las tareas del hogar o te responsabilizas de ellas?

No es lo mismo decir “yo también ayudo” como si se tratara de una tarea exclusiva de las mujeres, que decir “yo me encargo de unas cosas y mi pareja de otras, de forma equitativa”.

¿Quién se ocupa del cuidado de los hijos?

Si eres hombre, ¿te sientas con tus hijos a hacer los deberes? ¿les das la cena? ¿te preocupas de ir a buscarlos al colegio? ¿les llevas a las actividades extraescolares o les recoges?

Si eres mujer, ¿sientes que el trabajo del hogar está equitativamente repartido, que sale natural de él ocuparse de las cosas?

Es importante que tú como mujer tampoco normalices eso, “es que ya sabes como son estos hombres”, “si quiero que esté bien hecho, mejor lo hago yo” “no saben hacer nada y nos toca todo a nosotras”.

Eso no debería ser así y tienes derecho a que sea diferente.

En cuanto al tiempo de ocio personal, ¿crees que tenéis el mismo tiempo de ocio tú y tu pareja?

¿Tienes la sensación de que tu novio/marido tiene más tiempo para sí mismo? Tiene más tiempo para deporte, queda con los amigos, sale a cenar o comer fuera, etc.

En cambio tú sientes que no tienes tanto tiempo para ti misma e incluso lo disfrazas de “es que yo no sé qué hacer”, “yo mejor aprovecho y limpio la casa”, “es que no quiero tiempo para mi misma, no me hace falta”.

Realmente tienes derecho a dedicarte tiempo para ti, para encontrar momentos donde poder bajar la guardia y no estar pendiente de nada más.

Ni niños, ni la compra, ni la cena.

Tiempo de calidad, no unos minutos entre una tarea y otra.

En lo social.

¿Te ríes y normalizas bromas que son despectivas hacia las mujeres?

¿Utilizas frases generalistas del estilo de :“están todas locas”, “son unas histéricas”, “ya sabes que cuando te casas, se acabó el sexo”, etc?

Hacer bromas constantes sobre algún rasgo de las mujeres, ya sea su parte emocional (“son inestables”), su parte física (“hay cosas que una mujer no puede hacer y un hombre sí”) o su capacidad intelectual (“no les da para mucho”, etc.) ayuda a seguir normalizando y manteniendo mitos que devalúan a las mujeres.

¿Tus amigos suelen pasar por los chats de grupo fotos de chicas desnudas?

¿Hacen comentarios despectivos y humillantes sobre chicas con las que han tenido relaciones sexuales?

Cuando ves cómo se invade la intimidad de otras personas, en este caso de las mujeres, y no haces nada por evitarlo, estás normalizando algo muy grave, de hecho, estás siendo cómplice de un delito.

Todos, hombres y mujeres, tenemos derecho a que se respete nuestra intimidad.

¿Le preguntas a las mujeres que cuándo van a ser madres?

“A ver si te echas ya novio, que se te va a pasar el arroz”, “te vas a quedar para vestir santos”, etc.

Frases que hacen hincapié en reproducir el rol de que el objetivo vital de todas y cada una de las mujeres del planeta es ser madre.

Además, si no tienen pensado serlo algo va mal en ellas.

Esto les genera presión y reduce su función a la de ser madre obviando que, además de mujeres que pueden o no elegir ser madres, son personas.

Personas con deseos, necesidades, prioridades y proyectos que no tienen porqué incluir ni la maternidad ni el matrimonio.

Es importante que todos, hombres y mujeres, tomemos conciencia de cuál es nuestra parte de responsabilidad.

Ser conscientes de cómo nos relacionamos y de las cosas que decimos.

Fijarnos un poco en nuestros comportamientos, expresiones y actitudes para así poder modificar todo aquello que sigue haciendo que se perpetúe la sociedad patriarcal.

Observa si alguna de las propuestas que te comentamos en este post se da en tu entorno laboral, familiar o de amigos y amigas.

Fíjate si tú, ya seas hombre o mujer, actúas de esta forma.

Pregúntate qué hace que lo hagas. Si quieres cambiarlo, quizás necesites ayuda. En Quiero Psicología estaremos encantadas de escucharte.